Salud
La Razón

Qué es el herpes labial y cómo tratarlo

Se trata de un virus contagioso y se estima que el 90% de los adultos son portadores aunque solo una parte de ellos desarrollan la lesión

El herpes labial es una afectación dérmica que suele aparecer en los labios o alrededor de la boca, causado por el Virus Herpes Simple (VHS-1 generalmente). Se trata de un virus contagioso y se estima que el 90% de los adultos son portadores de este virus aunque solo una parte de ellos desarrollan la lesión.

El herpes está formado por pequeñas ampollas llenas de líquido que se suelen agrupar en racimo, produciendo hormigueo, quemazón, malestar y un aspecto poco estético.

Antes de poder visualizar la lesión, se produce un hormigueo, quemazón o inflamación de la piel, con sensación de malestar. Esta fase suele durar entre unas horas y dos días.

Aparece una zona inflamada y enrojecida que posteriormente se transforma en pápula.

Si el herpes sigue su curso, las pápulas se transforman en ampollas que se agrupan formando una ampolla llena de líquido.

A los dos o tres días las ampollas se rompen, formando una lesión que supura.

Posteriormente, las lesiones comienzan a curarse y a formar una costra.

La costra termina cayendo dejando paso de nuevo a una piel sin lesiones.

Es importante mantener unas medidas higiénicas

No tocarse las lesiones. En caso de tocarlas, lavar las manos adecuadamente.

No tocarse los ojos

No compartir utensilios con otras personas: vajilla, barra de labios, toallas, cepillos de dientes..

Evitar besar

Evitar el contacto con mujeres embarazadas, personas inmunodeprimidas o niños.

Qué desencadena el herpes labial

Conocer cuál es el factor que desencadena el brote en cada individuo ayudará a prevenirlo:

Situaciones de estrés, cansancio o enfermedad como un catarro o gripe.

Exposición al sol, al viento o al frío.

Situaciones con cambios hormonales como la menstruación.

Traumatismo local, como la extracción de un diente.

En el mercado existen productos en forma de parches o cremas que ayudan en el proceso de cicatrización y a disimularlo. En algunos casos el herpes se puede complicar por una infección secundaria causada por bacterias, teniendo que recurrir al tratamiento farmacológico. En otros casos el herpes se puede acompañar de dolor, siendo necesario tener que recurrir a analgésicos.

En caso de que el herpes dure más de diez días, que se cure muy lentamente, que tenga un aspecto distinto o que aparezca fiebre es importante acudir a tu médico para que te valore.

Recomendaciones para prevenir que aparezca el herpes labial

Si la situación desencadenante puede ser el estrés, intenta buscar métodos para evitarlos, mediante técnicas de relajación, realizando algún deporte o alguna actividad que te mantenga alejado de él.

Si la situación desencadenante suele ser el cansancio o un catarro, intentar descansar todo lo que puedas evitando forzarte. Descansar adecuadamente refuerza nuestro sistema inmunológico.

Sigue una dieta variada y equilibrada, ya que ayuda a mantener nuestras defensas en guardia.

Si el sol, viento o frío te desencadena el herpes labial utiliza un protector labial con factor de protección elevado y llévatelo a todas partes, utilizándolo de forma continua para tener los labios protegidos e hidratados.

Conocer cuáles son los factores que desencadenan la aparición del herpes es importante para ayudar a prevenirlo. Sigue las recomendaciones y consulta a tu profesional sanitario en caso de dudas.

Outbrain