Pediatría
La Razón

¿Tengo que tomar vitaminas durante el embarazo?

Si piensas quedarte embarazada acude a tu médico ya que algunas vitaminas y minerales se aconsejan empezar a tomarlas entre uno y tres meses antes de la concepción

Durante el embarazo aumentan las necesidades de energía, proteínas y vitaminas ya que son necesarias para el adecuado desarrollo del feto y mantener su metabolismo durante los 9 meses de gestación. En algunos casos, la dieta no aporta suficiente cantidad de una vitamina o mineral y hay que recurrir a la utilización de suplementos.

Durante nueve meses, el feto recibe los nutrientes a través de la madre, mantener una dieta variada y equilibrada en este tiempo es fundamental para aportarle los nutrientes necesarios. En algunos casos será necesario suplementar (cuando la dieta no aporta la cantidad necesaria) y en otros casos será necesario aumentar la ingesta de ciertos alimentos. El médico será la persona encargada de indicar cuándo, qué cantidad y cómo tomar los suplementos alimenticios. Si estas pensando en quedarte embarazada acude a tu médico ya que algunas vitaminas y minerales se aconsejan empezar a tomarlas entre uno y tres meses antes de la concepción.

A continuación describiremos las necesidades durante el embarazo de ciertas vitaminas y minerales.

Acido fólico (Vitamina B9)

Los folatos intervienen en la síntesis de proteínas y el ADN. Durante la formación del feto las necesidades de folatos son elevadas por lo que es importante suplementar la dieta con ácido fólico para mantener las reservas en niveles óptimos.

La carencia de folatos durante la formación del feto puede dar lugar a déficit del tubo neural que se manifiesta con anencefalia, síndrome de espina bífida, meningocele..

En España, se aconseja la ingesta de suplementos con ácido fólico desde el primer mes antes de la concepción y al menos hasta el final del primer trimestre, aunque la tendencia actual es mantenerlo durante todo el embarazo y lactancia. Se debe tomar diariamente, pues no se almacena en el organismo.

Fuentes de ácido fólico: verduras de hoja verde, legumbres, cereales integrales, frutas, pescado azul y algunos frutos secos.

Otras vitaminas hidrosolubles

No se ha establecido la necesidad de aumentar la ingesta de vitaminas hidrosolubles: vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B6 (piridoxina) y vitamina C.

Vitaminas liposolubles

Diversas fuentes indican que aunque las necesidades de vitaminas liposolubles A (retinol), D (calciferol), E (tocoferol) y vitamina K, pueden elevarse durante el embarazo no se ha establecido una necesidad de aumentar la ingesta de estas vitaminas durante esta etapa o la suplementación.

Hierro

El hierro forma parte de la hemoglobina. Durante la gestación se producen cambios en los niveles de hierro, a la vez que aumenta la capacidad de reabsorción de hierro por parte del intestino. Es por ello que en la mujer gestante con una dieta adecuada y equilibrada no necesitaría aportes extra de hierro. Sin embargo, se ha establecido que en la actualidad los depósitos de hierro en la mujer suelen ser bajos. Mediante las analíticas rutinarias el médico podrá valorar la necesidad de suplementar con preparados de hierro.

Fuentes de hierro: carne (ternera, cerdo, cordero), cereales integrales, verduras de hoja verde, huevos, sardinas, frutos secos.

Yodo

El yodo es esencial para el hombre. Es necesario en la síntesis de las hormonas tiroideas, que son fundamentales en el metabolismo celular y en el desarrollo y funcionamiento de los órganos, en especial el cerebro.

El déficit de yodo durante el embarazo puede producir alteraciones importantes a nivel cerebral, irreversibles al nacimiento.

En España, la utilización de sal yodada está plenamente establecida, sin embargo en las gestantes se hace insuficiente por lo que es necesario incluir suplementación de yodo. Se recomienda iniciar la ingesta de suplementos al menos un mes antes de la concepción, durante todo el embarazo y la lactancia, pero será el médico quien instaure esta pauta.

Fuentes de yodo: pescados y mariscos, cereales, huevos.

Calcio

Durante el embarazo las necesidades de calcio aumentan. En general se puede decir que aumentado la ingesta de alimentos ricos en calcio se cubren las necesidades durante la gestación. La suplementación con calcio lo indicará el médico en caso de mujeres de alto riesgo o con alto riesgo de preemclampsias.

Fuentes de calcio: leche, quesos, frutos secos, sardinas en lata, verduras de hoja verde, marisco, yogurt..

En la actualidad existen en el mercado complementos alimenticios destinados a la mujer embarazada que cubren las necesidades de vitaminas y minerales, sin embargo, como hemos reiterado en varias ocasiones será el profesional sanitario quien te dé las pautas y el mejor producto para tus necesidades.

El embarazo es una etapa de muchos cambios y necesidades. Cubrir adecuadamente estas necesidades es fundamental para el buen desarrollo de tu futuro bebé. Tu médico te irá dando las pautas e indicaciones para llegar a un óptimo aporte de nutrientes.

Outbrain