Médicos
La Razón

«El tratamiento del sarcoma varía mucho según el área geográfica»

Ricardo Cubedo / Oncólogo Hº Puerta de Hierro de Madrid, miembro del Grupo Español de Investigación en Sarcomas (GEIS)

-Según algunos datos, uno de cada cuatro pacientes afectados por este tipo de cáncer recibe tratamiento para otra patología, y hasta el 40% de los diagnósticos son erróneos. ¿Cuál es la dificultad?

-La dificultad es intrínseca. La palabra erróneo está mal empleada e induce a la confusión de que hay error médico y lo que pasa es que hay más de 150 variedades de sarcoma (alguna extraordinariamente parecidas entre sí) y son infrecuentes, de manera que el patólogo muchas veces no se encuentra con algunas de ellas en toda su vida profesional, otras una cada pocos años, con lo cual es extremadamente difícil distinguir entre cosas infrecuentes y que se parecen muchísimo entre ellas. Ocasionalmente siempre puede haber un cambio de diagnóstico, pero esto muchas veces no tiene impacto sobre el tratamiento porque hay muchos tipos de sarcomas que se tratan igual. Además, al principio los síntomas son muy imprecisos y su diagnóstico es insospechable.

-La especialización es vital, hasta el punto de que si no se hace bien la biopsia se puede diseminar el tumor...

-Sí, y se puede complicar mucho la cirugía. Es una enfermedad en la que todos los eslabones del tratamiento y el diagnóstico son importantes: el patólogo, el radiólogo, el oncólogo, el cirujano, el radioterapeuta, y no sólo todos tienen que tener experiencia, sino que tienen que estar coordinados, que es lo más importante. Porque si no se sientan en una mesa a discutir al paciente eso da lugar a actuaciones que no son las correctas. Y, desde luego, el patólogo tiene que ser experto. Lo ideal es que la biopsia sea realizada por el mismo cirujano experto que haga la cirugía, pero tampoco podemos pedir imposibles porque esa biopsia muchas veces se hace antes de que nadie jamás haya sospechado que puede ser un sarcoma.

-Pero el diagnóstico no se tiene hasta que no se ha hecho la biopsia y ya se ha cometido el error... ¿eso no se puede solucionar?

-La solución sería resignarse a que va a haber cierto número de primeros procedimientos incorrectos porque no hay otra manera de hacerlo y que, una vez haya diagnóstico, el paciente sea derivado a un centro experto en sarcomas lo antes posible. Tampoco todos los sarcomas que se biopsian se diseminan automáticamente. Eso es una cosa excepcional. Es verdad que, a veces podría haberse hecho de otra forma, en otro ángulo o con aguja cerrada, pero hay situaciones en las que, aun siendo experto en sarcomas no sabría dar solución a eso. Pero cada tumor tiene una forma correcta de hacer la biopsia, no es tan sencillo. Países en los cuales los sarcomas se tratan espléndidamente (como los nórdicos o Italia o algunas zonas de EE UU) existe el mismo problema: retraso en el diagnóstico y primeras maniobras que no son las ideales. Y eso depende de la naturaleza de la enfermedad que es muy variada, muy rara y tiene un índice de sospecha muy bajo. Y por eso es muy difícil.

-¿Cómo es el tratamiento del sarcoma en España?

-Disparejo. Varía mucho según el área geográfica, y ése es seguramente el reto más grande que tenemos ahora mismo. Hay zonas en las que sí que hay centros muy expertos (Madrid, Cataluña y alguno de Andalucía), y hay otras que no.

-Hace poco más de dos meses se han nombrado cinco centros de referencia en España, ¿cuál es su importancia?

-En el momento cero es alta, porque por primera vez los administradores sanitarios han prestado atención al problema y se han preocupado de establecer unos criterios que distinguían a los centros más expertos de los que no lo son. Y, aunque hay centros muy expertos que no están en esa lista, por lo menos todos los que sí están tienen una garantía. Problemas que hay con esto: uno, si no va seguido de que la misma Administración sea ágil para permitir al paciente llegar a esos centros no vale de mucho. Y dos: si esa acreditación está mantenida en el tiempo y simplemente porque alguien esté en una lista lo va a seguir estando durante 8 años aunque su calidad haya caído, o al revés, alguien que haya mejorado no pueda entrar en ella. Pero como primer paso es un avance grande. Lo principal es que a los pacientes se les pusieran todas las facilidades para acceder a esos centros.

-¿Se derivaban, antes del nombramiento, estos casos a los hospitales especializados en sarcoma en ciudades, como Madrid, donde los hay?

-No. Es difícil porque la administración sanitaria que publica esa lista es el Ministerio de Sanidad, pero las que luego tienen que ponérselo fácil al paciente son las consejerías de Sanidad de las autonomías y no están necesariamente coordinadas.

-¿Qué criterios hay que cumplir para obtener este reconocimiento?

-Atender un cierto número de casos al año y, sobre todo, acreditar que se cuenta con un equipo estable y organizado para ver a esos pacientes: que no les atienden cada vez un traumatólogo, que el patólogo no rota según el día de la semana y que esos profesionales se reúnen periódicamente para evaluarlos. Y de eso se levanta un acta y todo eso es trazable. Ésas son las condiciones fundamentales.

-¿Cinco son suficientes?

-No. Para empezar está bien y también hay centros que no están acreditados y que son muy buenos, pero probablemente haría falta promocionar que estuvieran repartidas geográficamente. Porque tampoco se puede obligar a viajar a los pacientes continuamente. O tener una urgencia y estar a 450 km de tu centro de excelencia.

-Yondelis fue una de las pocas incorporaciones al arsenal terapéutico para el sarcoma en los últimos tiempos...

-Yondelis es uno de los productos más usados contra el sarcoma, especialmente en los subtipos más frecuentes. Se sigue investigando y aprendiendo cada día más de Yondelis y seguramente la combinación de Yondelis con algún otro producto nos pueda dar más capacidad para combatir esta patología.

-¿Hay alguna investigación en marcha de empresas españolas en esta línea?

-Pocas, porque todas son multinacionales y la mayoría son extranjeras... sólo hay una española, PharmaMar, que desde el principio han investigado mucho en sarcoma y su producto estrella es operativo en esta patología y lo sigue siendo.

Outbrain