Televisión
La Razón

David Lynch el director imprevisible

Siempre hay que estar en guardia, porque David Lynch se ha propuesto sorprender al espectador. Tiene un mundo propio identificable -tramas oscuras, giros sorprendentes en el guion, personajes que se escabullen de los cánones establecidos y un afán por rascar la superficie de grupos humanos que, en teoría, viven en un mundo apacible- pero no se regodea en él. Su búsqueda le lleva a buscar darle la vuelta como un calcetín a las convenciones humanas y sociales. Eso es lo que hace en la nueva «Twin Peaks», que emite Movistar+, una serie de Showtime que va a dejar a los telespectadores con la boca abierta. Porque ya lo consiguió y está dispuesto a dar un golpe de autoridad en la ficción televisiva. Sobre la tercera entrega afirma: «Si quieres ver ‘’Twin Peaks’’ como algo intenso de verdad, métete en su mundo y deja que te envuelva”. ¿Se puede escuchar una propuesta más atrayente? Más aún si se confirma que Lynch se ha implicado totalmente en un proyecto que ya es una realidad, hasta el punto de que asume la dirección de los 18 capítulos, lo que garantiza su pureza narrativa y estética.

Según el director su carrera cinematográfica está en punto muerto. No por falta de ideas, sino porque identifica que la televisión es el mejor medio audiovisual para llevarlas a cabo. Y todavía quedan muchas cosas que contar del universo «Twin Peaks», un lugar que es como el mundo de Oz para los espectadores que quieren transportarse a una realidad a la que ni en el mejor de sus sueños podrían llegar, porque les va a llevar en volandas a una realidad paralela, hasta cierto punto onírica. Y es que no hay algo que le guste más a Lynch que reactivar el subconsciente del espectador con diálogos, situaciones y personajes que les descoloquen, incluso que remueva sus conciencias para ver hasta dónde quiere llegar, que casi siempre es al límite: una fantasía disfrazada de veracidad.

Es imposible catalogar su trabajo. En 1977, sorprendió a la crítica con «Cabeza borradora», un filme sin complejos rodado en blanco y negro donde el protagonista ya da pistas de cuál sería el camino de su dirección creativa: un personaje que elude el presente a través de pesadillas. Tres años después vuelve a engatusar al espectador con «El hombre elefante». Después llegarían «Terciopelo azul» (1986), «Corazón salvaje» (1990), «Una historia verdadera» (1999) y «Mullholland Drive» (2001), entre otras. Cuando los directores de fuste renegaban de la televisión como medio para contar historias, Lynch desembarcó con «Twin Peaks» y demostró al espectador que otras series podían ser posibles. Ahora, que vivimos la edad de oro de las series, Lynch está dispuesto a romper otra frontera.

Estreno en lineal de los Episodios 1y 2 la madrugada del 21 al 22 de mayo en Movistar Series Xtra (dial 12).

Episodios 1-4 disponibles bajo demanda en Movistar+ desde ese día.

Outbrain