Selección Española
Domingo García

España, tranquilidad recuperada

Los jugadores muestran su apoyo a Piqué, que se ejercitó con normalidad en un entrenamiento sin la presencia del público. «Nos cansa hablar siempre de lo mismo», asegura Koke.

España sólo necesita una victoria para llegar al Mundial de Rusia de 2018. Si derrota a Albania el viernes en Alicante, tendrá casi asegurada la clasificación por la diferencia de goles con Italia, que tendría que recuperar 17 goles de diferencia entre los dos encuentros que restan.

Pero la Copa del Mundo es un asunto secundario en esta concentración. Para todos, menos para los jugadores y el cuerpo técnico de la Selección. «Nos cansa un poco hablar siempre de lo mismo», dice Koke. «El ambiente de la Selección dentro siempre ha sido el mismo. Estamos más centrados en el partido ante Albania, queremos ganar y conseguir la clasificación para el Mundial. Es en lo que nos centramos. Nos cansa el tema. Siempre con lo mismo. Somos profesionales y queremos jugar al fútbol», insiste el centrocampista internacional. Un mensaje que repite Thiago. El jugador del Bayern acompañó a Piqué para entrar al campo en el entrenamiento del pasado lunes en Las Rozas. Era algo más que un gesto para decir que el defensa no estaba solo ante los pitos y los insultos que le llegaban desde la grada. «A jugar al fútbol es a lo que nos tenemos que dedicar. No nos sirve de nada hablar, nos perjudica. Ya lo haremos en el vestuario para ser mejor equipo y no para hablar de cosas externas. Las opiniones personales son de cada uno, te las llevas a casa. Aquí estamos para hablar de la Selección y no de debates políticos y públicos. Es importante hablar de la Selección por nuestra parte y os pediría que por la vuestra. Os agradecería que todos tomemos el mismo rumbo», afirmaba Thiago. «A Gerard lo vemos como siempre. Las veces que ha venido a la concentración ha sido con el compromiso, la actitud y alegría de siempre, incluso dentro del vestuario. Nos apena, porque aquí venimos a jugar al fútbol, no vengo a hablar de la vida de nadie, ni de la mía. Me apena no poder estar cómodos y no poder hablar de Albania o Israel que para nosotros es lo fundamental ahora mismo», añadía el del Bayern.

«Centrados en el importante partido ante Albania. Necesitamos el apoyo de Alicante y su gran afición para dar un paso clave hacia el Mundial», decía Julen Lopetegui a través de las redes sociales. El del seleccionador era un mensaje para todos, para Piqué, sus compañeros y para el público alicantino. Ilustraba sus palabras con una imagen de los internacionales españoles escuchando su charla sobre el campo de entrenamiento. El técnico reunió ayer a sus futbolistas para que intentaran rebajar el tono de la polémica y se centraran en cerrar la clasificación el viernes.

Piqué se entrenó ayer junto a sus compañeros a puerta cerrada, sin tener que escuchar gritos ni insultos incómodos, sin tener que ver pancartas insultantes. Era uno más, sonriente como casi siempre. Tampoco la perdió del todo el lunes durante el entrenamiento abierto al público. Casi nunca se ha dejado influir por el ambiente. «Piqué ya ha jugado en el Bernabéu con el Barcelona y es hostil. Un futbolista es profesional y capaz de afrontar cualquier partido. Él tiene la misma actitud que siempre. Como aficionado, he disfrutado mucho de él cuando lo veía con la Selección y ahora lo hago jugando juntos. Es un orgullo poder estar con él», asegura Thiago. La Selección ha recuperado la tranquilidad.

Outbrain