Selección Española
Domingo García

La dificultad de volver al fútbol

La Selección intenta centrarse en el partido de hoy contra Albania, pero es imposible

«Ayer era ayer, hoy es hoy y hoy lo que importa es mañana», decía Julen Lopetegui para dejar atrás la polémica que rodea a la presencia de Piqué con la Roja y centrarse en el partido de esta noche contra Albania, el que puede clasificar a España para el Mundial de Rusia del próximo verano. «Ya es pasado. Lo importante es Albania. Sólo nos centramos en el partido, un rival potente y no puedo comentar nada más al respecto. Sólo nos estamos preocupando por el partido de Albania», añadía el seleccionador.

Pero Piqué y la situación de Cataluña envuelven el día a día. «Somos personas y estamos al tanto de lo que sucede. Pero nuestra responsabilidad ahora es el objetivo de estar al cien por cien en el partido. Del resto no pensamos. Nos jugamos estar en el Mundial», insistía el técnico.

«No ha sido una semana fácil para ninguno. El deporte no es política y hay que separarlas. Necesitaba hablar con Gerard y con mi seleccionador antes de hablar y por eso no hablé el otro día. No soy el portavoz de nada. No seré yo el que diga lo que tiene que hacer la gente, pero como capitán tengo el deber de unir a la Selección», dice Sergio Ramos. El central del Real Madrid tenía previsto hacer declaraciones el lunes al llegar a la concentración de la Roja en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, pero la recomendación de la Federación le hizo guardar silencio. Tampoco se escapó el capitán de hacer una valoración de la situación política. «Chapeau para el Rey. Era indispensable y estoy de acuerdo con lo que dijo y pese a que es del Atlético, hay que reconocer que estuvo muy bien», afirmó. Sobre si un independentista puede jugar con la Roja, afirmó: «No seré yo el que tenga que decir algo sobre eso. Hay instancias superiores para hablar de todo. Espero poder vivir en un país libre y democrático. Sabía que iba a ser una semana complicada».

Piqué vivió en directo la primera encuesta sobre el impacto de su conferencia de prensa del pasado miércoles. Siguiendo su costumbre, fue uno de los últimos en salir. Sólo Sergio Ramos pisó el césped más tarde que él. Los aplausos fueron superiores a los silbidos, aunque los pitos no tardaron en aparecer al tocar los primeros balones. El público acudía al entrenamiento en el Rico Pérez de Alicante por invitación –entre ellos, muchos niños– y no sirve para valorar cuál será hoy la reacción del estadio cuando el central del Barcelona pise el terreno de juego. «Sinceramente me parece un tío con muchos huevos, con coraje. Me gustan más las personas claras, con carácter, con sinceridad que los que tienen doble cara», dijo el seleccionador albanés, Christian Panucci.

Outbrain