Real Madrid
José Manuel Martín

Más banderas y el «que viva España»

El referéndum también llegó al Bernabéu, que, además de blanco, fue rojo y amarillo

El 1-O también llegó al Santiago Bernabéu, aunque no con la fuerza que lo hizo en el Camp Nou. A pesar de lo densa que fue la jornada en lo político, la tarde de fútbol resultó tranquila, casi casi como cualquier otra de no ser porque los aficionados se animaron a llevarse al estadio, además de la camiseta habitual, más banderas de España que de costumbre. La mayoría la traía de casa, aunque algunas iniciativas particulares repartían cartulinas rojigualdas pidiendo que se levantaran en el minuto 12 del partido. En un día de tantas reivindicaciones de todos los signos, algunos madridistas y madrileños quisieron expresar la suya, recordando a quien corresponda que ellos se sienten cómodos con Cataluña formando parte de España igual que cualquier otra Comunidad Autónoma. Antes del pitido inicial y durante la primera parte se cantó el «que viva España» para después dejar paso a los cánticos de rigor en el estadio: el recuerdo a Juanito en el minuto 7 y los guiños a Cristiano Ronaldo después de su asistencia en el primer tanto y a Isco tras firmar su doblete.

«Yo soy español»

El visitante era un equipo barcelonés, amigo en lo deportivo y no especialmente ajeno en lo político. Sólo una bandera de la senyera y otra del Madrid se veía en la parte de la grada reservada a los periquitos, que no llegaban al centenar. El fútbol no tardó en abrise paso, por mucho que al mismo tiempo los distintos dirigentes políticos ofrecían en televisión sus valoraciones de la jornada. La gente tenía ganas de evadirse de un día duro y querían ver por fin ganar a su equipo en Liga después de dos empates y una derrota. El «yo soy español, español» cerró una noche en la que Isco volvió a brillar.

Outbrain