El desafío independentista
La Razón

CaixaBank debate si traslada su sede fuera de Cataluña

Aunque aún no ha trascendido la ciudad a la que CaixaBank podría mover su sede, se especula con la posibilidad de que sea Palma de Mallorca

El consejo de administración de CaixaBank se reunirá este viernes de forma extraordinaria para estudiar el posible traslado de su sede social, situada en Barcelona, informaron a Europa Press en fuentes conocedoras de la convocatoria. El máximo órgano de gobierno de la entidad estudia esta alternativa ante el clima de tensión generado en Cataluña y anticipándose a una posible declaración unilateral de independencia por parte de la Generalitat.

Este cambio sería posible gracias a una modificación legal que prepara el Gobierno y que le permitiría realizar este trámite sin que la entidad someta esta decisión a aprobación de la junta de accionistas.

En este sentido, el Gobierno aprobará previsiblemente hoy un decreto ley que permitirá a las empresas acordar el cambio de sede social sin someter esa decisión a la junta de accionistas, lo que aceleraría la salida de Cataluña a las compañías que así lo dispongan, según han confirmado hoy a Efe fuentes empresariales

La celebración de este consejo se produce después de que Banco Sabadell haya acordado cambiar su domicilio social de Sabadell (Barcelona) a Alicante ante la posibilidad de que en los próximos días el Parlament de Cataluña haga una declaración unilateral de independencia.

Entre las ubicaciones que se barajan para que el banco que preside Jordi Gual ubique su sede social y pague allí el impuesto de sociedades, entre otros gravámenes, ha cobrado fuerza en las últimas horas la opción de Baleares, según apuntan varias informaciones periodísticas.

El Banco Sabadell puede trasladar su sede sin necesidad de someter el acuerdo a la junta de accionistas, ya que así lo contemplan sus estatutos, que requieren únicamente la decisión del consejo para hacer efectivo el cambio.

Sin embargo, los estatutos de CaixaBank prevén que una decisión de este tipo requiera también la aprobación de la junta de accionistas, por lo que el decreto-ley que podría anunciar mañana el Gobierno abriría la puerta a este cambio de sede social.

Un portavoz oficial de CaixaBank ha afirmado hoy que la entidad adoptará las "decisiones necesarias, en el momento oportuno, siempre con el objetivo de hacer prevalecer los intereses de los clientes, accionistas y empleados".

Con un cambio de sede social el banco catalán garantizaría que, ante cualquier eventualidad política, seguirá bajo el auspicio del Banco Central Europeo (BCE), garantizando así los intereses de clientes, empleados y accionistas.

Esta semana, en una nota interna remitida a sus empleados, el banco explicaba que "es importante comunicar proactivamente" a sus clientes su compromiso en la defensa de sus intereses, que "guiará las decisiones futuras que, en caso de ser necesario, hayan de tomarse".

Agencias

Outbrain