Reestructuración bancaria
Erik Montalbán

El Banco de España da por perdido el 72% de las ayudas a la banca

La institución empeora sus cálculos de hace tres meses y reduce en 1.389 millones de euros el importe recuperable por Bankia y BMN. La factura final para el Estado ascenderá a 41.150 millones.

El Banco de España ha actualizado sus previsiones respecto al coste final para las arcas públicas del rescate de la banca, elevando la factura que calculaba hace sólo tres meses en 1.600 millones de euros. La institución monetaria estimaba en junio que el Estado perdería por culpa de la reestructuración del sistema financiero 39.542 millones de euros. Según los datos publicados ayer, el quebranto para el erario público asciende ahora a 41.150 millones. El motivo principal es que, con los datos disponibles a 31 de diciembre de 2016, el Banco de España considera que el importe recuperable estimado será menor al calculado en un principio.

Desde mayo de 2009, las ayudas públicas comprometidas en diversas formas de capital han ascendido a 54.353 millones de euros, aportados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el organismo público dependiente del Ministerio de Economía encargado de pilotar el saneamiento de la banca española durante la crisis. A esta cantidad hay que sumar otras ayudas por valor de 2.512 millones de euros: 1.629 millones en garantías y otros 883 millones por los Esquemas de Protección de Activos (EPA), que son avales concedidos por el FROB a los bancos que adquieren alguna entidad en apuros para cubrir potenciales pérdidas en la cartera de créditos del banco adquirido. En total, 56.865 millones de euros en ayudas públicas a la banca.

Al cierre del pasado año, de esa cifra se han recuperado 3.873 millones de euros. No obstante, el Banco de España prevé incrementar esa cantidad con la venta de las participaciones del FROB en Bankia (9.260 millones de euros) y BMN (538 millones). Además, también habrá que sumar la devolución anticipada anunciada hace unos días por Unicaja de las ayudas públicas recibidas por su filial EspañaDuero (anteriormente Banco Ceiss), que se articularán mediante la amortización de obligaciones obligatoriamente convertibles por valor de 604 millones de euros. El banco central calcula que se podrán recuperar otros 10.402 millones, lo que hará un total de 14.275 millones reintegrados al Estado, dando por perdido el 72% del rescate.

El pasado mes de junio, el Banco de España creía que se podrían recuperar 15.664 millones de euros del rescate bancario. Esto supone 1.389 millones más que la estimación actual. Hace tres meses, cifraba en 9.734 millones la cantidad recuperable a través de la participación de Bankia. Hoy reduce ese dinero a 9.260 millones, 474 millones menos. En el caso de BMN, ha pasado de calcular un retorno para el Estado de 1.453 millones de euros a dejarlo en apenas 538 millones, lo que supone una reducción de 915 millones.

Una vez descontados los teóricos importes que el FROB podría recuperar, Bankia aparece como la entidad que más pérdidas generaría al Estado, con 13.164 millones de euros. Le seguirían Catalunya Banc (11.830 millones), Novacaixagalicia (8.648) y Banco de Valencia (6.154). Sólo tres entidades han devuelto ya la totalidad de las ayudas públicas: Banca Cívica, Caja3 y Liberbank.

Parte del rescate estuvo sostenido por las propias entidades financieras, a través del Fondo de Garantía de Depósitos, una especia de seguro para los ahorradores que cubre los primeros 100.000 euros y que se nutre de las aportaciones de la banca. Con este mecanismo se inyectaron ayudas por valor de 20.142 millones de euros, de los que apenas se han recuperado 673 millones y sin ninguna expectativa de recuperar un euro más. Sumado a varios ajustes contables, el agujero para la banca derivado de la reestructuración del sistema financiero asciende a más de 21.600 millones de euros.

Liberbank, una de las tres entidades que ha saldado sus deudas con las arcas públicas, se hundió ayer más de un 12% en bolsa tras anunciar que ampliará capital por valor de 500 millones de euros. Durante la sesión, las acciones llegaron a caer un 28%. El objetivo de la ampliación es acelerar el plan de mejora de la rentabilidad de la entidad y la reducción de su cartera de activos inmobiliarios y dudosos.

Outbrain