Lucha contra el déficit
Erik Montalbán

El Gobierno sube impuestos por 4.800 millones y reducirá el paro al 12,8%

Se limitan las deducciones en el Impuesto sobre Sociedades y suben los impuestos a tabaco y alcohol
El Gobierno fija el techo de gasto de 2017 en 118.337 millones, la misma cantidad que al cierre de este año

El Gobierno aprobó ayer los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda para el trienio 2017-2019, así como el techo de gasto del Estado para el año próximo. Se trata del paso previo para poder elaborar los Presupuestos Generales de 2017, año en el que España debe realizar un importante ajuste de cara a cumplir con el déficit fijado por la Unión Europea. Por este motivo, el Consejo de Ministros aprobó una especie de «minirreforma» fiscal con la que el Ejecutivo espera recaudar anualmente 7.000 millones de euros adicionales. Esta subida de impuestos (4.800 millones de euros) se sumará al aumento de la recaudación derivado de la mejora del ciclo económico del país. Junto con unos gastos iguales a los efectuados este año, ésa será la base de los presupuestos que el Gobierno prevé sacar adelante, como pronto, a finales de enero.

El límite de gasto no financiero de 2017 se ha fijado en 118.337 millones de euros. Se trata de la misma cantidad que se liquidará finalmente en el presupuesto de este año, según explicó ayer el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. Eso sí, supone 5.000 millones de euros menos que el techo de gasto marcado inicialmente para 2016, gracias al ahorro conseguido por los menores intereses de la deuda, el cierre adelantado del presupuesto y otras medidas adoptadas para paliar el déficit.

La aprobación de los objetivos de estabilidad contempla un déficit máximo del 3,1% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2017, frente al 4,6% de este año. Es decir, un ajuste de 15.000 millones de euros. Este desajuste se repartirá entre el 1,1% de la administración central, el 0,6% de las comunidades autónomas y el 1,4% de la Seguridad Social. Para 2018, el déficit público deberá bajar hasta el 2,2%, lo que equivale a otros 11.000 millones de euros de ajuste. En 2019, la previsión es que sea del 1,3%.

Respecto a la deuda pública, la senda marcada estipula que sea del 99% del PIB el año que viene, para después bajar hasta el 97,7% en 2018 y al 95,4% en 2019. Respecto al paquete de medidas tributarias, la mayor parte del peso recaerá en el Impuesto sobre Sociedades, así como en la lucha contra el fraude fiscal. Además, se aprobarán subidas de impuestos al alcohol, tabaco y bebidas azucaradas, se prorrogará un año más el Impuesto sobre Patrimonio y se estudiará una reforma de la imposición medioambiental, de cara al año próximo.

Sociedades

Las empresas pagarán 4.650 millones de euros más

No se modifican los tipos nominales que pagan las empresas, que se mantienen en el 25% para 2017. Sin embargo, sí se limitarán deducciones, sobre todo las que benefician a grandes compañías, para tratar de acercar el tipo real que pagan a ese 25%. En concreto, se modifican la exención por dividendos y la reversión de los deterioros de valor de participaciones. Además, se limita la compensación de bases imponibles negativas de años anteriores. Para la CEOE, las medidas tributarias aprobadas por el Gobierno agravarán la «excesiva» imposición que soportan las empresas y lastrarán su competitividad, provocando incluso el cierre de empresas. La patronal critica que la mayor parte del incremento de recaudación para corregir el déficit aprobado por el Gobierno se consiga aumentando la presión fiscal sobre las compañías.

Impuestos especiales

Los cigarrillos suben un 2,5% y el alcohol el 5%

El Gobierno elevará la fiscalidad del alcohol y el tabaco para «acercar la recaudación a la media de los países de la UE. En el caso del alcohol, los impuestos aumentan un 5%, aunque sin afectar a los tipos que gravan el vino y la cerveza. Se prevé un aumento de la recaudación sobre el alcohol de 50 millones de euros anuales.

Respecto al tabaco, se modifican los impuestos para adecuar la tributación a la que recomienda la Unión Europea mediante el denominado sistema de doble mínimo, que evita la venta por debajo de un determinado precio. Se incrementa el componente específico con respecto al «ad valorem» en una cuantía del 2,5% para los cigarrillos y del 6,8% para la picadura de liar.

Bebidas azucaradas

Nueva tasa para «luchar contra la obesidad»

Montoro anunció que el Gobierno promueve un proyecto de ley sobre las bebidas carbonatadas y azucaradas, con el que espera recaudar 200 millones de euros el próximo año. El ministro justificó esta medida como un «instrumento de lucha contra la obesidad y todo lo que significan los problemas del exceso de azúcar». El nuevo impuesto a las bebidas azucaradas no se ha incluido en el real decreto aprobado ayer porque se aprobará mediante un proyecto de ley que el Gobierno quiere pactar con los grupos parlamentarios. En este sentido, Montoro no quiso especificar cuál será el porcentaje de la nueva tasa, aunque la Organización Mundial de la Salud propone un porcentaje del 20%.

Cotizaciones

La base máxima sube un 3% y la base mínima el 8%

El Consejo de Ministros aprobó el aumento de las bases máximas y mínimas de cotización para el próximo año. La base máxima subirá un 3% el próximo año, hasta los 3.751,2 euros, mientras que las bases mínimas se incrementarán en el mismo porcentaje que el salario mínimo, un 8%. Ambas medidas reportarán a la Seguridad Social ingresos por valor de 400 millones de euros en 2017 (entre 300 y 330 millones procedentes de la base máxima y 70 millones de la mínima). En 2013 y 2014, la base máxima se incrementó un 5% en cada ejercicio. En 2015 subió un 0,25% y en 2016 otro 1%.

Aprobada la subida del 8% del salario mínimo

El Gobierno acordó ayer la subida del 8% del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2017, hasta 707,60 euros, y ofreció a la patronal y a los sindicatos una mayor implicación en su fijación para el resto de la Legislatura. La subida del SMI aprobada en el Consejo de Ministros, la más alta de los últimos 30 años, responde al pacto alcanzado entre el Gobierno y PSOE, que incluye esta actualización como contrapartida a la abstención del grupo socialista para la aprobación de los objetivos de déficit y el techo de gasto. El PSOE celebró la subida como un gran éxito de los socialistas, Podemos la calificó de «migajas» y afeó a los socialistas que estén favoreciendo el Gobierno de Mariano Rajoy, mientras que Ciudadanos no se pronunció.

Outbrain