El desafío independentista
Fernando Cancio

Defensa envía literas, duchas y cocinas para alojar a 250 policías y guardias

El Ayuntamiento socialista de Sant Boi rechaza que se alojen en el cuartel de Santa Eulalia.

Literas, duchas, cocinas y taquillas para albergar a guardias civiles y policías. Es lo que el Ejército de Tierra ha enviado a Barcelona «por si llegado el momento, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado precisan utilizar una instalación militar», tal y como confirmó ayer el Ministerio de Defensa. El acoso constante a los efectivos desplazados a Cataluña –muchos de los cuales se vieron obligados a abandonar sus hoteles por las presiones independentistas de los últimos días– ha llevado al Departamento que dirige María Dolores de Cospedal a anticiparse ante una posible acogida de agentes en las instalaciones que las Fuerzas Armadas tienen en la comunidad autónoma. De hecho, algunas de ellas ya las utilizan los policías y guardias civiles, como el Cuartel del Bruch (Barcelona) o el Acuartelamiento General Álvarez de Castro de San Clemente de Sescebes (Gerona), cerca de Figueras. En este último, muchos de los efectivos de ambos cuerpos se quejaron de las «lamentables condiciones» que encontraron a su llegada tras ser expulsados de la localidad de Calella. Entre otras cosas, criticaban que tenían que dormir en una «nave corrida, con taquillas de lona, sin duchas, toallas o calefacción»

Así que, ante la posibilidad de tener que dar alojamiento a estos efectivos, desde la Agrupación de Apoyo Logístico (AALOG) nº 41 del Ejército de Tierra, con base en Zaragoza, se han enviado varios camiones con material destinado a cubrir las necesidades básicas de los mismos. El destino es la localidad barcelonesa de Sant Boi de Llobregat, donde la AALOG 41 cuenta con el acuartelamiento Santa Eulalia, en el que se encuentra su Unidad de Servicios y Talleres nº412. Según confirmaron fuentes militares a este periódico, el material enviado permitiría albergar a unas 250 personas en estas instalaciones, que ocupan una superficie de una hectárea.

Por el momento, según las mismas fuentes, desde el Ministerio del Interior no se ha solicitado a Defensa el uso de sus instalaciones, pero el Ejército ha preferido adelantarse para estar preparados ante cualquier cambio de planes. Al respecto, el Ministerio de Defensa deja claro que el envío es únicamente de material y que no se desplazarán efectivos a Cataluña.

Tras conocer el envío de material, el Ayuntamiento de Sant Boi del Llobregat publicó un comunicado en su página web en el que mostraba su «disconformidad con la posible presencia policial en el cuartel de Santa Eulalia, en caso de que ésta se confirme». El consistorio, cuya alcaldesa es la socialista Lluïsa Moret, expresa su «enérgica condena por la violencia ejercida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado el pasado 1 de octubre», al tiempo que considera que la posible presencia de policías y guardias civiles en su localidad «puede afectar a la convivencia».

Según añaden, se enteraron del envío de material al acuartelamiento por los medios de comunicación, por lo que han solicitado una reunión urgente con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

Outbrain