El desafío independentista
La Razón

Carme Forcadell lidera la manifestación en la Ciudad de la Justicia

Los radicales pasan la noche frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

Unas 2.000 personas se han concentrado la mañana de hoy ante la puerta principal de la Ciudad de la Justicia para exigir la libertad de los detenidos tras la operación policial del miércoles.

A la concentración asiste la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, diputados de la CUP como Mireia Boya y Eullia Reguant, el diputado de ERC en el Congreso Joan Tard, el secretario de Economía de la Generalitat, Pere Aragons, concejales de ERC como Alfred Bosch y Juanjo Puigcorbé, y también se ha desplazado hasta la concentración el conseller de Exteriores, Raul Romeva, entre otros.

Enarbolando esteladas, los presentes corean desde primera hora lemas como 'Libertad detenidos', 'Fuera de aquí Guardia Civil', 'Las calles serán siempre nuestras' y han cantado 'Els Segadors' y 'L'Estaca', de Lluís Llach.

Una concentración que se suma a la de anoche ante las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La mayoría de los concentrados han instalado varias decenas de tiendas de campaña en los parterres del Paseo de Lluís Companys, donde han pasado la noche, mientras otros han dormido al raso sobre el césped, algunos provistos de sacos de dormir. La protesta empezó al mediodía de ayer para rechazar la operación contra la organización del referéndum soberanista dirigida por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona y, en algunos momentos, se llegaron a concentrar más de 20.000 personas en el Paseo de Lluís Companys, donde se encuentra el Palacio de Justicia, sede del TSJC.

El ambiente ha sido en estas horas tanto reivindicativo como festivo, ya que las entidades independentistas convocantes de la protesta instalaron altavoces, desde donde han difundido música de grupos catalanes populares como Txarango, Els Catarres y Lax’n Busto.

Los concentrados profirieron cánticos y lemas que se han repetido estos días en actos o protestas de los soberanistas, como «votaremos», «independencia», «democracia», «las calles serán siempre nuestras» y «con Franco esto sí pasaba», y se ha añadido con fuerza el grito de «libertad», en referencia a los detenidos que aún permanecen bajo el arresto. Los concentrados se sumaron también a la «cacerolada» que anoche se repitió en numerosos puntos de la capital catalana en protesta por la operación policial contra el 1-O. Las entidades impulsoras de la protesta, la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Òmnium Cultural, pidieron a los manifestantes que quisieran permanecer en el lugar que, a partir de la medianoche, guardaran silencio por respeto al descanso de los vecinos.

A la concentración han acudido numerosos diputados de las diversas formaciones independentistas, incluida la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, así como parlamentarios del PDeCAT, ERC y las CUP, junto a Xavier Domènech, Gerardo Pisarello y Joan Josep Nuet (Catalunya en Comú) y Albano Dante Fachin (Podem), entre otros.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, se ha conjurado a “no parar” hasta conseguir la libertad de los altos cargos del Govern que permanecen todavía detenidos, a los que ha calificado de “héroes”, y ha hecho un llamamiento a votar el 1-O “con dignidad y por la dignidad” de Cataluña.

“Hoy estamos aquí para defender los derechos y las libertades democráticas de nuestro país. Estamos aquí hoy para exigir la libertad de detenidos, porque son servidores públicos que han trabajado para defender nuestros derechos”, ha dicho la presidenta de la cámara catalana, para corear acto seguido: “Libertad, libertad”.

En este sentido, Forcadell ha transmitido a los detenidos que “no estáis solos”, porque tenéis a “un pueblo detrás”, y que “no pararemos” conseguir la liberación. “Nos conjuramos aquí a no parar hasta conseguirlo”, ha garantizado Forcadell, porque “no tenemos miedo”, ha dicho antes que gritar “no tenemos miedo, no tenemos miedo”.

La presidenta, así, ha afirmado que la “mejor manera” de demostrar que “no tenemos miedo” es yendo a votar el 1 de octubre: “Os pido qie el día 1 de octubre vayáis a votar, votéis ‘si’ o ‘no’, pero votando con dignidad y por dignidad, votar por Cataluña, por el futuro y por la democracia”, ha apelado a los asistentes a la manifestación.

La presidenta del Parlament ha agradecido el “coraje” y la “perseverancia” de los manifestantes tanto ayer como hoy ante las “agresiones” del Estado a las que hacemos frente de forma “firme”, pero “serenamente y pacíficamente”.

Por su parte, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha rechazado estos “ataques y presiones que pretendan cuestionar la legitimidad de los jueces o influir en su toma de decisiones”.

A través de una declaración institucional, el órgano de gobierno de los jueces considera esta acción “inadmisible en cualquier circunstancia”, pues “supone un ataque directo y sin paliativos a la independencia judicial”, poniendo en entredicho uno de los fundamentos esenciales de cualquier Estado constitucional.

Cientos de personas se concentran frente al Palacio de Justicia de Barcelona, sede del TSJC, para protestar por la operación de la Guardia Civil contra los organizadores del 1-O, como continuación de la concentración que congregó ayer a unas 40.000 personas ante la sede del departamento de Economía y Hacienda

Ante esta situación, el CGPJ quiere “mostrar su apoyo a todos los miembros de la carrera judicial que, en defensa del Estado de Derecho, que rige nuestra convivencia, prestan sus servicios en Cataluña”.

El Consejo manifiesta su “más absoluto respeto” a los derechos de libertad de expresión y de manifestación y recuerda que están “plenamente vigentes” en Cataluña y en el resto del España, gracias a la Constitución.

Al respecto, considera imprescindible “reafirmar en estos momentos que la actuación del poder judicial persigue en todo momento el cumplimiento de la ley y la defensa de los derechos reconocidos a todos los ciudadanos en nuestro ordenamiento jurídico”.

Es por ello que defiende que “el cumplimiento de su deber por parte del poder judicial no puede verse sometido a ataques y presiones que pretendan cuestionar la legitimidad de los jueces o influir en su toma de decisiones”.

También la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) ha calificado la concentración como un ejercicio de “coacción” a la acción del Poder Judicial “camuflado” del derecho de libertad de expresión, reunión y manifestación.

“Rodear un Palacio de Justicia tiene una intención que va más allá de expresar una opinión. No es un inocente ejercicio del derecho de manifestación y reunión. Es una verdadera coacción”, ha dicho en declaraciones a Europa Press el portavoz de la APM, Celso Rodríguez.

Según ha recordado, “ningún derecho fundamental es ilimitado”, sino que su límite está en el momento en que entra en colisión con otro derecho fundamental, por lo que le parece “intolerable” la concentración frente al TSJC.

Rodríguez ha rechazado igualmente las manifestaciones que comenzaron ayer y continuaron durante toda la pasada noche en distintos puntos de Barcelona donde la Guardia Civil efectuaba registros y detenciones por orden del juez de instrucción número 13 de Barcelona.

A su juicio, hay “indicios más que evidentes” que demuestran que las concentraciones que han tenido lugar en las últimas horas son un ejercicio de “coacción” a la Justicia, por lo que considera que se podría actuar judicialmente contra sus responsables.

Outbrain