El desafío independentista
Rocío Esteban

Un mosso asegura que se les dijo que la Òmnium y la ANC estaban al mismo nivel que la Fiscalía

Según asegura el trabajo sucio lo tenía que hacer la Pollicía. «Se nos dijo que esta batalla no era nuestra. Que se pelearan ellos»

La actitud de la policía autonómica catalana en el momento de cumplir con las órdenes judiciales dictadas para impedir la consulta ilegal está siendo cuestionada durante los últimos días debido a la inacción de este cuerpo para frenar su celebración. De hecho el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona ha abierto diligencias contra los mossos por este comportamiento en los colegios electorales que en su mayoría no fueron cerrados y al no tratar de requisar el material electoral como ordenaba el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Hoy, por primera vez desde el 1-O, un mosso de la brigada móvil de antidisturbios denunció que habían recibido órdenes de no cumplir con el mandato de la Fiscalía. En una entrevista en Espejo Público, un mosso, que por razones de seguridad no mostró su identidad, aseguró que el dispositivo para la jornada de votación fue montado dos días antes, cuando los mossos recibieron un briefing. En esa jornada preparatoria, según las declaraciones de este policía autonómico, “un comisario” puso a la misma altura a las dos principales entidades soberanistas, Òmnium y la ANC respecto a la Fiscalía. Es decir, que para los altos mandos de los mossos, estas dos asociaciones estarían al mismo nivel que el órgano fiscalizador. Según aseguró, “recibimos órdenes de los comisarios de no obedecer a Fiscalía”.

Sobre cómo se preparan otros dispositivos, confirmó que otras veces “se hace con tiempo y previsión” y que sin embargo en esa ocasión “no había previsión”. Según cuenta, todo se rememora al briefing, por lo que para el 1-O no había ningún dispositivo especial. “Todo estaba montado”. En esa reunión con los altos mandos de los mossos, asegura que se les instó a “permanecer neutrales”.

Los mossos debían haber cerrado colegios electorales e impedir la votación, sin embargo estos no se encontraban en muchos de estos centros ocupados durante el fin de semana -los cuales trataban de proteger y asegurar la votación- según varios testigos. A la policía catalana no se la empezó a ver por las calles hasta las siete de la mañana, cuando las urnas ya estaban en los puntos electorales. Según asegura este mosso “nos distribuyeron por parejas, sin coches y sin emisoras de radio. Se nos lleva tarde a los colegios, cuando ya están llenos de gente”, reconoce. “Ese día hicimos un servicio normal, de diario”. Cuando a este mosso se le pregunta si recibió alguna orden para que informaran sobre la actuación de ese día de los movimientos de la Policía Nacional y Guardia Civil, contesta afirmativamente. “Se nos dijo que esta batalla no era nuestra. Que se pelearan ellos”, aseguró.

Outbrain