Delincuencia
La Razón

Reino Unido limitará la venta de ácido tras los últimos ataques

La idea del Gobierno es equiparar el riesgo asociado al ácido al de los cuchillos, de tal forma que la venta a menores pueda ser castigada con hasta seis meses de prisión. La posesión, en este caso, podría castigarse con hasta cuatro años de cárcel

El Gobierno británico promoverá una reforma para prohibir la venta de ácido a menores de edad y se endurecerán las penas para quienes porten este tipo de sustancias sin justificación, después de que se hayan registrado cientos de ataques en los últimos meses.

Así lo ha prometido la ministra del Interior, Amber Rudd, durante el congreso del Partido Conservador que se celebra en Mánchester, en el que ha anunciado que "se impedirá la venta de ácido a menores de 18 de años". "Estamos estudiando el ámbito de sustancias que cubriría" la medida, ha añadido.

La idea del Gobierno es equiparar el riesgo asociado al ácido al de los cuchillos, de tal forma que la venta a menores pueda ser castigada con hasta seis meses de prisión. La posesión, en este caso, podría castigarse con hasta cuatro años de cárcel.

"Los ataques con ácido son completamente repugnantes", ha lamentado la ministra al recordar "imágenes de víctimas que nunca llegan a recuperarse por completo" y que ven "arruinada" su vida.

Rudd también ha abogado por reducir de forma "drástica" la venta de ácido sulfúrico para impedir su posible reconversión en material explosivo como peróxido de acetona, conocido popularmente como la 'madre de Satán' y utilizado por algunas de las células que han atentado o han sido desarticuladas recientemente en Europa.

Redes sociales

La ministra también ha alertado en su discurso de que los servicios de comunicación encriptados como Whatsapp permiten a los pedófilos y otros delincuentes pueden operar fuera de la ley.

El Gobierno prevé aumentar la inversión en materia de nuevas tecnologías para fomentar, entre otras cuestiones, que "las compañías de Internet busquen activamente y destruyan imágenes ilegales de sus sistemas".

"Debemos pedir a la industria que se mueva de forma más rápida y agresiva", ha reclamado Rudd, que ha instado a gigantes tecnológicos como Facebook, Google, Twitter y Microsoft a frenar la difusión de material extremista.

Ep

Outbrain