Diseñadores
Elena Barrios

Melania Trump cae rendida a Delpozo

La primera dama estadounidense convierte a Josep Font en uno de sus diseñadores de cabecera

Vera Wang, Marc Jacobs, Donna Karan, Calvin Klein, Michael Kors o Diane von Furstenberg son algunos de los diseñadores que se declararon públicamente «anti-Trumps» durante la campaña presidencial americana. Pocos meses después de la llegada del matrimonio a la Casa Blanca se cumplía el pronóstico de Carolina Herrera: «En unas semanas todas las marcas desearán vestir a Melania». Y así ha sido. Ralph Lauren, J. Crew, The Row, Dior, Dolce&Gabanna, entre otros, y ahora Delpozo, forman parte ya del fondo de armario de la ex modelo.

La Primera Dama estadounidense se ha convertido en todo un icono de estilo y en la mejor embajadora de la moda con sello americano. Pero también, y cada vez con más frecuencia, de la europea (Valentino, Diane Von Furstenberg, Gucci, Dolce&Gabanna, Balmain y Victoria Beckham son algunos de sus diseñadores favoritos) y, sobre todo, de la española. La esposa de Donald Trump ha vuelto a confiar en una marca «made in Spain» para asistir a un acto oficial. Se trata de la tercera vez en tres meses. La firma elegida no es otra que Delpozo, marca afincada en Nueva York y actualmente bajo la dirección creativa de Josep Font, uno de los modistos nacionales con mayor proyección internacional. Los diseños del catalán se ajustan a la perfección al «look lady» de Melania además de dotar a su estilo clásico y sobrio de un toque vanguardista.

La última vez que la esposa del hombre más poderoso del mundo lució una creación de Delpozo fue el pasado miércoles para asistir a una reunión con mandatarios internacionales de Naciones Unidas. El elegido fue unabrigo-vestido de color fucsia casi flúor, con mangas de gran volumen y valorado en 3.000 euros. Un modelo incluido en la colección Pre-Fall 2017 y cuyo «look» completaba Melania con unos stilettos de Christian Louboutin en el mismo tono.

Agotados tras lucirlos

La primera vez que la Prensa se hacía eco de la predilección de Melania Trump por la firma española fue en el mes de julio, durante su viaje oficial por Alemania y Polonia. A su llegada a Hamburgo, donde acudiría a la cumbre del G-20 y se reuniría con la primera dama de Polonia Agata Kornhauser-Dudain, Melania se decantó por un vestido ajustado en la cintura, con falda abullonada y escote a la caja, de largo midi, en azul oscuro casi negro y con estampado de lineas horizontales y diagonales en naranja, fucsia y azulón y maxidetalle floral. Pertenecía a la colección Pre-Fall 2017 y su precio era de 2.500 euros. Un diseño atrevido por su tejido, el neopreno, que completaba con zapatos de tacón altísimos en color púrpura y un bolso de mano en los mismos tonos.

El 20 de agosto volvía a sorprender a su llegada a Nueva Jersey. La primera Dama bajaba del Air Force One acompañada del presidente Donald Trump y de su hijo Barron con un vestido de escote cuadrado y tirantes anchos, con falda de largo midi, con vuelo desde la cintura y estampado geométrico en blanco, beis y amarillo de la colección Resort 2017. De estilo naif y en algodón y lino, completaba el «outfit» con tacones en color nude. Su precio, 2.000 euros.

Su apuesta por la firma española ha provocado el llamado «efecto Melania», ya que sus estilismos se han agotado a las pocas horas de lucirlos, algo que no ocurría hasta ahora, acostumbrada a vestir diseños de «alta gama» y elevado precio sólo al alcance de los bolsillos más pudientes.

Outbrain