Parlamento Regional
La Razón

Rechazo a «fichar» en el Parlamento y a presentar facturas de los gastos

José A. Castro (IU): «Con 2.000 euros hay meses que no te llega porque estás todo el día tirado»

El Parlamento acogió ayer el debate de toma en consideración de la propuesta de Podemos para reformar el Reglamento de la Cámara autonómica. Las medidas de cambio se centraban en el artículo 8 que desarrolla el régimen de indemnizaciones de los diputados. La iniciativa incidía en la obligatoriedad de justificar los gastos, la rebaja sensible de las dietas que pasarían a ser en el caso de manutención completa de un máximo de 40 euros al día, la acreditación del trabajo en la Cámara «fichando» igual que el resto de trabajadores, o la limitación de las cesantías que reciben los parlamentarios y altos cargos una vez que abandonan el puesto, y que llegan a rondar los 4.000 euros mensuales. El ex coordinador general de IU Diego Valderas recibió de hecho más de 100.000 euros a razón de 4.187 durante 24 meses. La portavoz parlamentaria de Podemos y líder regional de esta formación, Teresa Rodríguez, habló incluso en el caso de las indemnizaciones fijas por gastos –que van actualmente de los 200 a los 500 euros semanales y están libres de tributación a Hacienda– de un «sobresueldo encubierto sin impuestos».

El debate espumó con un cruce de acusaciones que derivaron a la financiación ilegal o la indolencia de algunos grupos. Lo cierto es que el resultado final fue el esperado: Podemos se quedó solo y PP, PSOE y Ciudadanos votaron en contra.

La reforma de Podemos no afectaba al régimen retributivo de los diputados, que está establecido en un sueldo de 3.050 euros mensuales más una serie de complementos adicionales en función del puesto, que van desde los 1.552 euros a los que tiene derecho el presidente, a los 1.246 de los vicepresidentes de la mesa y portavoces de los grupos –entre ellos Teresa Rodríguez–, o a los 177 de los secretarios de las comisiones. Además de los cambios ya citados en el capítulo de indemnizaciones, la iniciativa de este grupo incluía algunos más, como la limitación del kilometraje (que sí tiene que justificarse actualmente) a 0,19 euros y no a 0,25, esto es, la misma que perciben el resto de empleados de la Administración; o la obligatoriedad de devolver las cesantías en el caso de sentencias firmes por delitos de corrupción. Con la salvedad de la justificación, el tope de las indemnizaciones semanales por gastos –410 euros– se quedaba prácticamente igual que actualmente.

Teresa Rodríguez avanzó que uno de los objetivos era encontrar la «empatía» con la mayoría de la población, pero donde no encontró empatía fue en el resto de grupos del arco parlamentario. El diputado de Ciudadanos Julio Díaz consideró la propuesta «demagógica», limitada –ya que se reduce a un solo artículo– y populista. Incluso llegó a deslizar que uno de los diputados de Podemos, Juan Moreno Yagüe, «está harto de decir que los diputados cobramos poco». Por este motivo le preguntó si la propuesta era sólo de la portavoz de Podemos o del conjunto de su grupo.

Por parte del PP-A, la portavoz parlamentaria, Carmen Crespo, se mostró abierta a reformar el Reglamento, pero no «a las bravas». Entendió la iniciativa como un intento de «denigrar a los diputados y a la institución». Cuestionó asimismo que las donaciones de Podemos no van a asociaciones benéficas como viene sosteniendo esta formación, sino «a las agrupaciones provinciales» del partido. En la misma línea se posicionó la diputada del PSOE Ángeles Férriz. «Con nosotros que no cuenten con este juego tan sucio». La dirigente socialista también incidió en que parte de la asignación parlamentaria de Podemos va destinada «a pagar alquileres de sedes y furgonetas para sus circos».

La posición de Izquierda Unida era la única que no estaba clara «a priori». El diputado de esta formación José Antonio Castro señaló que esta iniciativa limitaría «la capacidad de despliegue de los diputados». «Limita nuestra capacidad para hacer política», abundó. Aseguró incluso que con 2.000 euros «hay meses que no te llega porque estás todo el día tirado para arriba y para abajo».

Outbrain