El drama del paro
La Razón

Los parados vuelven a superar la cifra de 156.000, entre críticas de precariedad

La Junta lo enmarca en el «comportamiento habitual de septiembre» y la oposición rechaza el argumento

Castilla y León sumó 1.122 parados más en septiembre, un 0,72 por ciento más que en agosto, que deja en 156.939 los desempleados en la Comunidad, que el gobierno autonómico enmarca en lo tradicional para este mes y que para la oposición incide en la precariedad y temporalidad.

En dato anual, Castilla y León tiene 16.425 parados menos que hace un año, un descenso del 9,47 por ciento, con un mejor comportamiento que el nacional donde el desempleo retrocedió un 8,34 por ciento.

De esos parados, reciben prestaciones, en este caso con datos de agosto, 72.233 personas en Castilla y León, de las que 35.688 perciben prestaciones contributivas, y 27.896 subsidios, con 7.431 rentas activas de inserción, que supusieron en total un gasto de ,ás de 62,4 millones de euros, con una prestación media de 784,4 euros al mes, ligeramente por encima de los 783,1 de media nacional.

El paro bajó en todos los sectores salvo el de servicios, que anotó 1.954 parados, y en el del colectivo de sin empleo anterior, con 248 parados más. En agricultura hay 482 parados menos que el mes anterior, en industria 360 menos y en construcción 238 desempleados menos.

Por provincias, el paro repuntó especialmente en la provincia de León, donde creció respecto a agosto en un 3,2 por ciento, con 1.030 parados más que en agosto; hasta un 2,64 por ciento en Soria, con 91 desempleados más; y un 2,51 en Ávila, con 297 apuntados más al paro.

Sólo bajó en Burgos, que anotó 198 parados menos, un 1,02 por ciento; y en Valladolid, con 846 personas menos en las listas del paro y un descenso del 2,43 por ciento.

En cuanto a las contrataciones, aumentaron un 18,87 por ciento respecto al mes anterior (29,74 en el conjunto nacional), con 14.792 contratos más que en agosto en Castilla y León, y 3.777 más que hace un año, con un repunte del 4,22 por ciento (4,52).

La Junta ha valorado estos datos como un septiembre no tan malo como los de toda la serie histórica, en los que de media se han generado 4.000 parados en ese mes, y con 47 meses de recuperación de empleo en comparativa anual.

Estos datos del paro de septiembre reflejan, a juicio del grupo parlamentario socialista que «Castilla y León vive en la precariedad», ya que hay «171 contratos por cada nuevo afiliado a la Seguridad Social», y el 93 por ciento de los contratos son temporales, según su portavoz parlamentario en Empleo, Óscar Álvarez.

Por su parte, Podemos Castilla y León ha culpado al PP de «convertir» a la Comunidad «en tierra de precariedad y desigualdad», problemas que ya son «estructurales». Para la portavoz de Ciudadanos de Castilla y León en materia de Empleo, Belén Rosado, los datos «son negativos y no invitan al optimismo».

Tanto UGT como CC OO ha incidido en el comportamiento estacional del empleo, y que apunta auna precarización laboral importante.

Seguridad Social

Castilla y León ganó 544 afiliados a la Seguridad Social en septiembre respecto al mes anterior, hasta los 906.484 cotizantes, lo que ha supuesto un ligero repunte del 0,06 por ciento, por debajo del incremento nacional del 0,14 por ciento. Respecto a hace un año, Castilla y León sumó 16.154 cotizantes más, con un repunte del 1,81 por ciento, también por debajo del dato medio nacional que fue del 3,52 por ciento.

La positiva evolución de la afiliación vino en Castilla y León de la mano del buen comportamiento en la provincia de Valladolid, que ganó 2.462 cotizantes, con un crecimiento del 1,19 por ciento; y en menor medida por los 759 afiliados que sumó Burgos, un 0,52 por ciento más que en agosto. Salvo Palencia, donde apenas se movió la afiliación, ya que perdió un cotizante, en resto de provincias los datos fueron negativos, con hasta 896 afiliados menos en Ávila (-1,65), 699 en León (-0,45), 366 en Salamanca (-0,31), 518 en Segovia (-0,84), 187 en Soria (-0,48), y 11 en Zamora (-0,02).

Respecto al mismo mes del 2016, todas las provincias de Castilla y León ganaron afiliados salvo Palencia, que tiene 933 cotizantes menos que hace doce meses, con una caída del 1,42 por ciento. Los mayores incrementos anuales fueron los de Soria, con un repunte de los cotizantes del 3 por ciento (1.137), Burgos, con un 2,83 (4.043), Segovia, con un 2,7 (1.609), Valladolid, con un 2,51 (5.120), todas ellas por encima del 1,81 de dato regional.

En Zamora, los cotizantes crecieron un 1,75 por ciento (1.013), un 1,52 en Salamanca (1.754), un 1,18 en León (1.815), y un 1,13 en Ávila fueron 597.

Outbrain