El desafío independentista
La Razón

El bar El Galliner de Calella presume de no servir a la Policía Nacional y a la Guardia Civil

Su propietario presume en un cartel situado en la puerta del establecimiento de no servir a “las fuerzas de orden público no autonómicas. Tampoco queremos sus servicios”

El municipio de Calella parece decidido a convertirse en símbolo del extremismo y del odio hacia la Policía Nacional y la Guardia Civil. Al brutal acoso sufrido por los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado estos días que han obligado a los dueños de varios hoteles a expulsarles por las presiones independentistas, se han ido sumando otros actos de corte fascista.

Es el caso que denuncian personas próximas a los agentes de la Guardia Civil desplazados a Cataluña: el bar celler El Galliner, situado en el carrer de l’Esglesia 275, cuyo dueño presume en fotografías de no servir “a las fuerzas de orden público no autonómicas. Tampoco queremos sus servicios”. Un ejemplo más del odio que está generando el proceso independentista en Cataluña que, no sólo no se esconde, sino que lleva a sus autores a presumir.

Outbrain