Sanidad
La Razón

El Hospital de Elche, con los pacientes con cáncer de mama

Ha renovado la colaboración para ofrecer ayuda psicológica y humana que Amacmec da con excelentes frutos para las pacientes ilicitanas

La Dirección del Hospital Universitario del Vinalopó, gestionado por Ribera Salud, se reunió con representantes de la Asociación de Mujeres Afectadas por Cáncer de Mama de Elche y Comarca para renovar el convenio colectivo existente que ofrece la ayuda psicológica y humana que este colectivo viene prestando a las mujeres con cáncer de mama.

El presente convenio contempla la creación de grupos de apoyo psicológico a la enferma de cáncer de mama y a sus familiares, así como la creación de grupos de voluntariado. Además permite que otras voluntarias de la asociación puedan visitar y dar apoyo emocional a las enfermas y a sus familias, visitándolas en los momentos más difíciles bajo petición de las propias afectadas.

Desde la puesta en marcha del Hospital del Vinalopó, la asociación aporta una psicóloga especializada en psicología de la salud para trabajar de manera estrecha con los profesionales de la Unidad de Mama del centro ilicitano. El convenio permite afianzar los lazos de unión con este colectivo favoreciendo que la psicóloga pueda realizar una intervención clínica individualizada.

Desde esta asociación se proporcionan sesiones a fin de que las mujeres realicen una adaptación psicosocial lo más sana posible para su nueva situación. El trabajo se realiza a partir de objetivos como dotar de estrategias de afrontamiento, reducir la ansiedad y la depresión o mejorar el ajuste mental al cáncer.

La Unidad de Mama del Hospital colabora y trabaja de manera multidisciplinar entre los servicios implicados en la enfermedad: ginecología, cirugía, radiología, oncología, radioterapia, anatomía patológica, medicina nuclear y cirugía plástica.

Con una incidencia de 1 de cada 10 mujeres, la supervivencia de este cáncer es muy alta, más de un 90 por cien de las mujeres lo superan al año y el 85 a los cinco años, gracias a los programas de detección precoz y a la implantación progresiva de nuevas terapias y técnica de diagnóstico.

La posibilidad de cura de los cánceres de mama detectados en su etapa inicial son prácticamente del 100 por cien. Gracias a las campañas de diagnóstico precoz, se ha demostrado que la mortalidad por esta enfermedad ha disminuido de forma significativa, al menos cuando se realiza en la edad de mayor incidencia (por encima de los 50 años).

Outbrain