Infraestructuras ferroviarias
La Razón

Fomento advierte del riesgo de que el soterramiento no llegue nunca a Murcia

La empresa constructora asegura que sus trabajadores «tienen miedo» de más actos violentos

Tensión e incertidumbre. El progreso de las obras del AVE cuelga de un hilo, especialmente tras los disturbios que el pasado martes protagonizaron unos radicales al provocar más de un centenar de desperfectos en las vías del tren donde se están realizando las obras de soterramiento. Ante esto, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, advirtió ayer del riesgo al que se enfrenta la Comunidad de quedarse sin Alta Velocidad. «Hay un peligro real de que el contratista de las obras renuncie a seguir adelante y, por lo tanto, no se ejecutaría». Así, si la empresa Aldesa renunciara a seguir adelante, esto provocaría un retraso de dos años en las obras, dado que habría que rescindir el contrato y elaborar y convocar un nuevo proyecto.

«El sentido común, no obstante, dice que a nadie se le ocurriría sacar una nueva obra de soterramiento cuando no ha sido posible hacerlo previamente».

Por ello, el ministro hizo, por segundo día consecutivo, un llamamiento a la responsabilidad y al sentido común a la Plataforma Pro-Soterramiento, «con el fin de que coja la mano tendida por las administraciones y se sienten a la mesa a dialogar para que acabe la espiral de la violencia».

Este mensaje, sin embargo, no pareció gustar al portavoz de la Plataforma, Joaquín Contreras, quien respondió al titular de Fomento que si el contratista renunciaba a las obras «sería culpa de las administraciones públicas, y no del movimiento vecinal».

Pero la situación no se queda ahí. La propia mercantil Aldesa reconoció ayer que sus trabajadores tienen «miedo» ante los disturbios y la situación de violencia que se vivió el pasado martes en la zona donde se desarrollan los trabajo, y se apuntó a que no descartan «abandonar el proyecto» contratado por Adif.

El responsable de Obra Civil de la empresa, Guillermo Rey, reconoció en Onda Cero que no les gusta verse en dicho escenario y únicamente quieren cumplir con el contrato consistente en soterrar las vías de tren a la entrada de la ciudad de Murcia. «Las obras iban a buen ritmo, pero estamos preocupados por las seguridad de los trabajadores, algo que en este momento hemos visto en peligro. No son manifestaciones ni vandalismo, es violencia».

Así, advirtió que si persisten estos episodios de forma reiterada, podría darse la situación de abandonar el trabajo, alargando así los plazos durante varios años más.

Por otra parte, Adif anunció ayer que el tráfico ferroviario continuaría, indefinidamente, sin estar en funcionamiento desde la estación de Murcia El Carmen hasta el Reguerón, afectando tanto al servicio de cercanías de la línea Murcia-Alicante como a las relaciones de media distancia hasta Cartagena, y las de larga que enlazan Madrid y Barcelona con la capital de la Región.

«La suspensión del tráfico quedó suspendido por la invasión de manifestantes en la paso a nivel de Santiago el Mayor, y provocó que el personal de mantenimiento no pudiera acceder a la infraestructura hasta la madrugada del miércoles».

Entre los daños recogidos en la lista elaborada por Adif figuran hasta ocho contenedores quedamos, señales de limitación de vía arrancadas, así como diverso material retirado como biondas, vallas o postes de electrificación.

Por el momento, no se ha especificado cuándo podrán ponerse en marcha de nuevo los servicios ferroviarios, y mientras tanto se ofrece un servicio alternativo de transporte por carretera para los usuarios.

El presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Pedro García-Balibrea, se mostró ayer «muy preocupado» por la posibilidad de que las empresas contratistas que llevan a cabo el soterramiento de las vías del tren renuncien a su ejecución, y pidió «poner todos los medios para que salga adelante» y evitar retrasos. A su juicio, sería «absurdo e impensable» que la Región no tenga AVE en las mejores condiciones posibles por el «salvajismo» vivido en las vías.

Outbrain