Ayuntamiento de Madrid
La Razón

Alcobendas aprueba en Pleno levantar 500 pisos en La Moraleja

El PP saca adelante, con la abstención de los ediles de Cs y UPyD, el polémico Plan Especial para recalificar los terrenos de La Carrascosa.

Un Pleno extraordinario dio ayer luz verde en el Ayuntamiento de Alcobendas al «Plan Especial para la mejora de la ordenación pormenorizada de la parcela B de La Carrascosa», o lo que es lo mismo, el permiso para que se levanten 500 viviendas en bloques de cuatro alturas en el extremo sureste de la urbanización La Moraleja.

Esta decisión, que salió adelante con los votos a favor de los once ediles del Partido Popular y a la abstención de los tres concejales de Ciudadanos y la del único edil de UpyD, es el inicio de un nuevo capítulo del enfrentamiento entre los residentes en La Moraleja contrarios a la construcción de más viviendas y el Ayuntamiento. «Ignacio García de Vinuesa –alcalde de Alcobendas– cree que La Moraleja siempre va a votar al PP, pero a lo mejor en las próximas elecciones se lleva un chasco», explicaron ayer varios vecinos a LA RAZÓN.

Además, los portavoces de la Entidad de Conservación de La Moraleja, la organización que agrupa a los vecinos contrarios a la urbanización de los terrenos de La Carrascosa, explicaron a este periódico que recurrirán la medida «tan pronto como se publique en el boletín oficial del Ayuntamiento de alcobendense» al entenderla «ilegal». Apoyan esta opinión es «tres informes de la Comunidad de Madrid que dicen que el proyecto es inviable». En la misma línea, señalan que «para cambiar de uso terciario a residencial los terrenos de La Carrascosa, se tiene que aprobar una modificación del Plan General de Ordenación Urbanística y no hacer simplemente un Plan Especial». Así, desde la asociación de vecinos confirman que la Comunidad «tomará cartas en el asunto». Además, señalan que con la aprobación del Plan Especial se está produciendo «un posible pelotazo». Y es que, aseveran, con la recalificación de los terrenos para uso residencial «se triplica su valor, pero no se baja la edificabilidad». Por eso califican la operación de La Carrascosa como «una especulación a lo bestia» a los propietarios de los terrenos.

Sin embargo, esta acusación no tuvo eco en el Pleno del Consistorio de la localidad del norte de Madrid. Los grupos que votaron en contra –PSOE, IU y Podemos– ni siquiera lo mencionaron. Así, desde el PSOE, su portavoz Rafael Sánchez aceptó la parte de responsabilidad de su partido: «Nos equivocamos», afirmó en relación a la primera recalificación de los terrenos de La Carrascosa –que en 2005 bajo un gobierno socialista pasaron de rurales a terciarios– y por eso insistió en que no era necesario «profundizar en los errores». Por su parte, Izquierda Unida y Podemos cargaron contra el modelo urbanístico del PP.

El portavoz de Ciudadanos, Horacio Rico, afirmó que el Plan Especial «no es el mejor acuerdo del mundo, pero esto es lo mejor que tenemos» porque creen que «es lo mejor para los vecinos. Es un mal menor». Desde UpyD señalaron que no se «oponen al desarrollo de Alcobendas».

Con los dueños de la parcela

El PP, por su parte, defendió la gestión del problema de La Carrascosa escudándose en la herencia recibida. Vinuesa señaló al final del Pleno que en La Carrascosa el Ayuntamiento que él dirige ha «preservado los derechos de los propietarios de los terrenos y de los vecinos». También explicó que «la llegada de nuevos vecinos no nos va a traer ningún beneficio, nos va a traer problemas que tenemos que solucionar», pero afirmó que continuarán «preservando el derecho y la legalidad en la responsabilidad que nos asiste. Si hay un derecho adquirido el Ayuntamiento lo preservará».

Outbrain