Infraestructuras ferroviarias
La Razón

Murcia queda aislada tras los disturbios en las vías del tren

Fomento no puede asegurar cuándo se restablecerá el tráfico y pide diálogo entre afectados

«Basta ya. Tiene que imperar la racionalidad y el sentido común. Se está comprometiendo no sólo la seguridad del tráfico ferroviario, sino la de los propios vecinos». Esa fue la respuesta unánime de todas las voces que ayer condenaron los actos vandálicos que tuvieron lugar en la noche del martes, y que provocó que Murcia quedara aislada por tráfico ferroviario después de que un grupo de radicales aprovechara una concentración de los miembros de la Plataforma Pro-Soterramiento y provocara el caos en la ciudad de Murcia, boicoteando el avance de las obras de soterramiento en el paso a nivel de Santiago el Mayor.

El resultado: un centenar de daños materiales derivados de la quema de hasta seis contenedores y una máquina elevadora, más de 150 metros de vía arrancados, el desprendimiento de las barreras de seguridad, el derribo del tramo de muro levantado, 45 postes metálicos, y el destrozo de algunas mamparas colocadas.

Según fuentes policiales, se está investigando la implicación de hasta 150 radicales violentos que se mezclaron con los vecinos de la zona y provocaron la agitación. Arremetieron incluso contra los agentes ahí presentes a quienes provocaron para que emprendieran la carga policial que acabó con varios detenidos y dos heridos, aprovechando la situación vivida hace unos días en Cataluña.

La seguridad en juego

El sabotaje en el tendido férreo provocó, de este modo, la paralización de todo el tráfico ferroviario durante un tiempo indeterminado. Así lo señaló el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien fue inquirido en Valencia sobre la situación de disturbios en la ciudad. «No puede ser que la gente se tire en la vía y que el tren tenga que frenar, y no puede ser que ayer unos vándalos, unos delincuentes, llevaran a cabo las actuaciones que han provocado unos daños enormes cuya trascendencia aún no sabemos».

Avanzó que los técnicos regionales están «evaluando los daños» pero no sabe si serán capaces de restablecer el tráfico en Murcia. «Sería dramático dejar a una población como esta sin transporte ferroviario por el poco sentido de unos pocos».

Igualmente, lamentó que hace unas semanas se echara cemento y ladrillos en un desvío que hubiera provocado el descarrilamiento de un tren, «ni puede ser que se tiren colchones que provocaron la rotura de los frenos, salvado gracias a la pericia del maquinista. Les pido a todos que se sienten a hablar y dialogar».

Por su parte, Adif emitió un comunicado en el que explicaba que por el daño ocasionado a más de 400 metros de las dos vías de acceso a la estación de El Carmen, «el servicio dirección Alicante y Cartagena no se podrá restablecer, puesto que los daños han sido significativos». Como complemento, se estableció un plan alternativo de transporte con trasbordo en autobús con el fin de garantizar la movilidad de los viajeros.

Finalmente, como advertencia, la portavoz del Gobierno regional, Noelia Arroyo, lanzó un mensaje en llamamiento a la cordura, y recordó que la reivindicación de conexión ferroviaria tan reclamada durante más de un siglo «puede quedar paralizada, e incluso, suspendida por la obcecación de unos cuantos».

La plataforma se desvincula, y los periodistas son agredidos

La Plataforma Pro-Soterramiento, impulsora de las movilizaciones y concentraciones en las vías del tren, condenó ayer los actos de «violencia institucional, la policial y la de los elementos ajenos» provocada por unos cuantos que «inevitablemente se han inmiscuido» en la protesta de la noche del martes. De esta forma, ayer aseguró que no se había convocado o desconvocado «a nadie», pero pidió a los manifestantes que lo hicieran «desde la cordura y la no violencia». Por su parte, el Colegio de Periodistas de la Región y la Asociación de Radio y Televisión condenaron las agresiones a los profesionales de la información durante la noche de los disturbios. Si hace unos días ya denunciaron las amenazas de muerte de un periodista, ayer se instó al Estado a dar una mayor protección a los profesionales tras recibir varios de ellos los impactos de varias piedras por los radicales.

Outbrain