El desafío independentista
La Razón

La ANC se jacta de que el Estado no encuentra las urnas del referéndum

«No hay guardia civil, ni fiscal, ni juez que pueda descubrir este tesoro», afirma Sànchez

Aunque el Gobierno ya da por inviable la celebración del referéndum de autodeterminación del próximo 1 de octubre tras las actuaciones judiciales y policiales de la pasada semana, la Generalitat y las entidades soberanistas que la acompañan insisten en que la votación tendrá lugar. La situación, en estos momentos, es que ningún ciudadano ha recibido la notificación para ser parte de las presuntas mesas electorales ni tampoco existe algún tipo de junta electoral que vele por la transparencia del proceso, ya que la Sindicatura que debía cumplir estas funciones se autodisolvió tras las multas impuestas por el Tribunal Constitucional.

El fiscal superior de Cataluña, además, ya ha dado la instrucción para que el Ministerio del Interior asuma la coordinación de todas las fuerzas policiales para impedir la celebración del referéndum de independencia. Pese a todo, el Govern se resiste a hincar la rodilla y, a cada poco, intenta dar algún golpe de efecto, sea mediante la publicación de una web con un listado de colegios electorales o sea con la enésima promesa de que la votación se hará.

En esta misma línea desafiante, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural protagonizaron ayer un acto en la plaza Universidad y distribuyeron miles de papeletas para el referéndum. Jalearon, además, a sus simpatizantes con un mensaje de optimismo porque la actuación judicial y policial no ha conseguido hacerse con las urnas. «Llevan miles de horas buscando el tesoro democrático mejor guardado del país: las urnas», dijo el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, con cierto recochineo. Y, a continuación, se dirigió al presidente del Gobierno: «No las encuentran, señor Rajoy, escuche bien, porque, cuando un pueblo quiere preservar el tesoro de la democracia, no hay guardia civil ni fiscal ni juez que pueda descubrirlo».

Siguiendo con los mensajes de impotencia dedicados al Estado, el presidente de ômnium, Jordi Cuixart, auguró que «dentro de poco intentarán poner al señor Enric Millo (delegado del Gobierno en Cataluña) de presidente de la Generalitat y no podrán». Cuixart se refirió así a la más que probable inhabilitación del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, después de haber desobedecido las sentencias del TC y de seguir adelante con los preparativos de un referéndum sin amparo legal.

La ANC y Òmnium cumplieron una vez más con su compromiso de alentar una movilización permanente de cara al próximo 1 de octubre.

Outbrain