Agencia Espacial Europea
Ernesto Villar

El particular álbum de fotos del viaje de Rosetta

La Agencia Espacial Europea publica por primera vez la secuencia completa de imágenes tomadas por la nave durante más de dos años

Un año después de su épico «suicidio», la nave Rosetta enseña al mundo el resultado de su misión, un completo álbum de 210 imágenes que muestra las múltiples vistas que obtuvo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko entre julio de 2014 y septiembre de 2016.

La secuencia, que ha hecho pública ahora la Agencia Espacial Europea (ESA), comienza en el mes que precedió a la llegada de Rosetta, el 6 de agosto, cuando el cometa apenas ocupaba algunos píxeles de su campo de visión. Conforme se fue acercando, los científicos fueron percibiendo el sorprendente contorno del cometa con la precisión que da encontrarse a tan solo 10 kilómetros de distancia.

El objetivo era escudriñar el terreno para encontrar el punto más adecuado para posar el módulo Philae, que se posaría tan solo tres meses después.

El aterrizaje de Philae está reflejado en la colección de fotografías por las imágenes de ‘despedida’ que tomaron de sí mismos tanto la sonda como el módulo poco después de su separación y por Philae según se iba acercando a la superficie de su primer punto de contacto. También aparece una imagen capturada en el lugar del acometizaje definitivo, según detalla la ESA en un comunicado.

Las imágenes siguientes, tomadas por Rosetta, reflejan las distintas distancias desde el cometa, así como el aumento y descenso de su actividad a lo largo de la órbita alrededor del Sol.

Antes de que el cometa alcanzara su fase más activa en agosto de 2015, Rosetta pudo realizar varios sobrevuelos cercanos, incluyendo uno en el que la geometría de iluminación del Sol hizo posible ver en la superficie la sombra de la nave.

Después, debido al incremento de polvo en el entorno local, Rosetta tuvo que mantenerse a una distancia prudencial y llevar a cabo sus observaciones científicas desde lejos, explican los expertos de la Agencia, aunque capturando igualmente vistas impresionantes de la actividad global del cometa, incluidos chorros y emisiones.

Una vez que la actividad comenzó a disminuir, Rosetta pudo volver a acercarse para continuar con la ciencia cerca del núcleo, capturando nuevas imágenes en alta resolución de la superficie o buscando cambios tras este periodo de actividad.

Con el tiempo, a medida que el cometa regresaba a los confines más fríos del Sistema Solar, la energía solar disponible para operar Rosetta fue cayendo. La misión concluyó cuando Rosetta protagonizó un espectacular descenso a la superficie del cometa el día 30 de septiembre de 2016. Una selección de las últimas imágenes capturadas aparece al final de este montaje.

Outbrain