Ciencias naturales
La Razón

El dinosaurio cornudo del tamaño de un perro del «continente perdido»

Científicos de la Universidad de Bath han hallado un raro fósil, en el este de norteamérica, que pertenece a un dinosaurio cornudo del tamaño de un perro. Este descubrimiento ha proporcionado evidencias de la división en la evolución de los dinosaruios en este subcontinente. Durante el período Cretácico Tardío, hace entre 66 y 100 millones de años, la masa de tierra que actualemente es América del Norte quedó dividida en dos continentes por un mar poco profundo, una vía marítima interior que se extendió desde el Golfo de México hasta el Océano Artico. Los dinosaurios que vivían en el continente occidental, llamado Laramidia, fueron similares a los encontrados en Asia.

Sin embargo, se han encontrado pocos fósiles de animales del 'continente perdido' de Appalachia, al este, porque esas áreas presentan una vegetación densa, por lo que es difícil de descubrir y excavar fósiles. Uno de los autores del trabajo, Nick Longrich, estudió uno de estos pocos fósiles, un fragmento de un hueso de la mandíbula que se conserva en el Museo Peabody de la Universidad de Yale. Resultó ser un miembro de los dinosaurios con cuernos, los Ceratopsia.

Su estudio, publicado en 'Cretaceous Research', destaca este resto como el primer fósil de dinosaurio ceratopsiano de esta época en el este de América del Norte.

Ceratopsia es un grupo de dinosaurios con cuernos herbívoros del Cretácico, y proceden de unos pequeños parientes de los Triceratops más conocidos, los leptoceratopsids. Eran aproximadamente del tamaño de un perro. La muestra estudiada por Longrich era demasiado incompleta para identificar con precisión la especie exacta, pero apreció un extraña disposición en la mandíbula, haciendo que los dientes se curvasen hacia abajo y hacia el exterior en forma de pico.

La mandíbula era más delgada que la de los Ceratopsia que se encuentran en el oeste de América del Norte, lo que sugiere que tuvieron una dieta diferente a la occidental, y que recorrieron un camino evolutivo separado. Longrich ha explicado que, "al igual que muchos animales y plantas que se encuentran en Australia, actualmente son muy diferentes a las encontradas en las demás partes del mundo". Del mismo modo, ha señalado que "los animales en la parte oriental de América del Norte en el período Cretácico evolucionaron de forma totalmente diferente a los encontrados en la parte occidental de lo que es América del Norte ahora, debido a un largo período de aislamiento".

Outbrain