fracaso escolar
La Razón

¿De qué sirve repetir?

Uno de cada tres alumnos de 15 años es repetidor. Los expertos creen que es una medida cara y poco efectiva mientras se pase de curso «por imperativo legal». Apuestan por las clases de refuerzo.

A los 15 años uno de cada tres alumnos españoles es repetidor (36 por ciento) o no se encuentra en el curso que le corresponde. Una media muy por encima de la OCDE, que se sitúa en el 11 por ciento que nos coloca en el grupo de «los peores». Julio Carabaña, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, ayer alertaba, durante la presentación del informe «Indicadores del sistema educativo español» –coordinado por la Fundación Europea Sociedad y Educación con el apoyo de la Fundación Ramón Areces– que la «tradición de repetir» no pierde fuerza en nuestro sistema educativo. Aunque lo cierto es que asociaba una mayor tasa de repetición durante los años de bonanza económica, frente a los de la crisis, donde se observó una ligera reducción.

La OCDE ya hacía hincapié en que tener altas tasas de repetidores puede ser muy costoso para los países y no siempre existen garantías de éxito como medida pedagógica que permita a los alumnos seguir enganchados al sistema. El ex ministro Wert, ya advirtió hace unos años de que la repetición de curso de las etapas de Primaria y la ESO supone un coste de 24.000 millones al Estado. Ahora bien, ¿es efectivo repetir curso? «En mi adolescencia fui repetidor y creo que es muy negativo para los jóvenes. De un grupo de 40 personas, se sabe seguro cuando empieza el curso que tres o cuatro irán mal. Debería establecerse un sistema efectivo para poder recuperar a esa gente en un momento dado. La solución pasa por un refuerzo académico personalizado ante la carencia de conocimientos con que estos alumnos pasan de curso», explica Emilio López Barajas, catedrático de universidad.

Para Ricardo Moreno, catedrático de instituto, el problema es de difícil solución porque si pasas de curso con varios suspensos, el siguiente no te enteras de nada. Y si repites curso, puede que el alumno tampoco se esfuerce porque sabe que solo se puede repetir una vez y pasaría igualmente. Mientras exista pasar por imperativo legal el problema no tiene solución. Hay que dar a los jóvenes otras alternativas». El presidente del sindicato de profesores ANPE, Nicolás Fernández, asegura que «la repetición es la última medida que debería utilizarse en el proceso educativo. No hay que descartarla, pero lo principal es apostar por programas de refuerzo a edades tempranas. Eso se consigue con buena orientación, atención individualizada y adaptaciones curriculares».

A nivel político algunos partidos, como Ciudadanos, ya se han mostrado favorables a su supresión. «Es cara y no contribuye realmente a mejorar el nivel educativo. Soy partidaria de trabajar con el diagnóstico y la intervención precoz de los problemas y, sobre todo, del refuerzo. De ahí nuestra propuesta del Programa de Refuerzo Educativo que planteamos al Gobierno», explica la portavoz de Educación, Marta Martín.

Outbrain