Asuntos sociales
La Razón

Los nombres malditos a la hora de inscribir a un bebé en el registro civil

La ley da libertad aunque hay límites si se vulnera la dignidad de la persona

Lobo nació con una montaña de papeles bajo el brazo. El inusual nombre no se adecuaba a las normas del registro, pero sus padres recurrieron y Lobo acaba de cumplir 16 meses.

Es uno de los 50 conflictos que se dan al año en España a la hora de inscribir a un niño. Chispa, Stalin, Caín, Judas o Messi son otros nombres rechazados, aunque los hay más fantásticos.

La ley del registro civil se rige por el principio de libertad, pero existen restricciones. La principal, si el nombre o el apellido atenta contra la dignidad de la persona.

Tampoco se pueden poner más de dos nombres a la vez, sólo la Familia Real tiene ese privilegio y si se induce a error de género también se rechazan.

Además, si el progenitor está condenado por violencia de género, la ley permite que los hijos destierren el apellido paterno.

Outbrain