Ciencia y Tecnología
Ernesto Villar

Cómo manejas el móvil desvela si eres hombre o mujer

Un estudio halla diferencias en la forma de teclear en la pantalla y orientar el dispositivo

A través de detalles aparentemente tan banales como la orientación en la que se consulta el teléfono móvil, la velocidad y fuerza con la que se presionan las teclas o la forma en la que se mueve el dispositivo cuando se transporta de un lado a otro se puede determinar si el propietario es un hombre o una mujer.

Un grupo de expertos, integrados dentro de un proyecto de la Unión Europea, ha recopilado todos estos datos mediante la instalación de distintos sensores en los dispositivos, y ha adivinado el sexo del propietario en un 78% de los casos a partir, por ejemplo, de los datos sobre cómo desliza los dedos por la pantalla.
En el proyecto, financiado con fondos europeos AMBER (Enhanced Mobile Biometrics), han participado expertos de cinco universidades europeas, entre ellas la Universidad Carlos III de Madrid, y se ha publicado en la página ScienceDirect.

Los investigadores crearon un software específico y un protocolo de actuación para obtener datos mediante la inteligencia artificial, que determinaron una relación entre la forma de manipular el móvil y el sexo del usuario.
Los datos se obtuvieron en un teléfono inteligente Samsung GT-I9100 «Galaxy S2» y los investigadores estudiaron catorce parámetros como la velocidad media, las distancias del arco, los ángulos de comienzo y final, el área y la longitud. A los participantes se les pidió que utilizaran el teléfono con una mano (de su preferencia) y la pantalla en posición vertical y que utilizaran el pulgar de la misma mano para interactuar con la pantalla, según detalla la agencia de la UE Cordis.

Estos datos se denominan «biométricos blandos» y pueden utilizarse para mejorar la interacción y aumentar la seguridad. Los rasgos biométricos blandos se definen como «características anatómicas o del comportamiento que ofrecen cierta información sobre la identidad de una persona, pero no la suficiente como para determinar su identidad». Los datos biométricos duros permiten el reconocimiento mediante las huellas dactilares, el iris y el rostro.

El equipo del proyecto no solo trabaja en el desarrollo de un software capaz de determinar el sexo de una persona en función de cómo se deslizan los dedos sobre la pantalla, sino que también tiene en cuenta la orientación en la que se mantiene el teléfono y el modo en el que se mueve cuando se transporta.

Según sus impulsores, los rasgos biométricos predichos pueden permitir a los sistemas informáticos basados en el tacto personalizar la interacción con sus usuarios para ajustarse mejor a sus características.

Además, esta información podría mejorar el rendimiento de los sistemas continuos de autentificación por biometría instalados en dispositivos con pantallas táctiles, máxime teniendo en cuenta que la identificación facial, especialmente tras la presentación del nuevo iPhone X, será cada vez más frecuente y exigente.

Outbrain