• 1

Alergia alimentaria, el 80% de los niños la supera con la ingesta gradual

La técnica de la inducción de tolerancia oral, que se basa en la introducción pautada, bajo supervisión médica y en dosis crecientes de aquellos alimentos a los que son alérgicos, consigue desensibilizar a los menores a productos como la leche y el huevo para toda la vida

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

30 de octubre de 2017. 15:50h

Comentada
Eva S. Corada 30/10/2017

La alergia a los alimentos es una patología cada vez más frecuente en la población infantil. Hasta ahora evitar comer el alimento era el único tratamiento establecido. Sin embargo, la Medicina ha conseguido darle solución y, en la mayoría de casos, y cuando se hace de forma correcta y vigilada, se logra la tolerancia, es decir, comerlo y que no pase nada, que no haya reacción.

Esto se debe gracias a la llamada inducción de tolerancia oral (ITO), una técnica que consiste en ir administrando de forma controlada dosis progresivamente crecientes de los alimentos que causan la reacción alérgica. «El objetivo es evitar los síntomas que aparecen con la exposición al alimento. Se trata de alcanzar su consumo sin síntomas a través de una desensibilización», explica Cristina Ortega Casanueva, coordinadora de la Unidad de Alergia y Neumología Infantil del Hospital Quirónsalud San José de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap).

Y es que la persistencia de la alergia y, por tanto, evitar dicho alimento puede derivar en una alimentación deficitaria, especialmente cuando se trata de leche y huevo, habituales en la dieta de los niños e incluidos en la composición de muchos otros productos. Porque, a pesar de que los padres tomen todas las precauciones a su alcance, esta dieta puede resultar difícil de hacer y es frecuente el contacto accidental o inadvertido con el alimento, con las consecuencias que conlleva: reacciones alérgicas de mayor o menor intensidad.

Alergia alimentaria, el 80% de los niños la supera con la ingesta gradual

Gracias a ella, aproximadamente el 80% de los niños lo superan. Pero, ¿cómo se consigue? «Antes de comenzar la ITO se debe efectuar una prueba de provocación oral, es decir, administrar el alimento al que es alérgico, con el fin de asegurarse de que, efectivamente, lo sigue siendo. Pero cada niño es diferente y hay que valorar cada caso concreto. Algunos padres tienen terror a esta primera provocación y, por eso, cada caso se aborda de una forma aunque se siga una misma línea», cuenta la doctora Ortega Casanueva.

En cualquier caso, el resultado merece la pena ya que lo normal es que sea definitivo: «Una vez que se llega a tolerar el alimento, lo habitual es que sea para siempre. Si el niño deja de tomarlo durante un tiempo prolongado, probablemente pueda tener una reacción al reintroducirlo. Por eso insistimos tanto en que es muy importante que una vez alcanzada la tolerancia, no se deje nunca de comer el alimento en cuestión, porque si se interrumpe la administración, se puede perder la tolerancia que el sistema inmune había establecido», continúa la experta, que también es autora del blog «Alergia en la mochila» donde resuelve algunas de las dudas que les surgen a los padres de los niños alérgicos a alimentos que han perdido la esperanza de tolerarlos de forma espontánea.

Y no sólo eso. Desarrollar tolerancia al alimento al que el niño es alérgico cambia la vida de las familias. Ofrece seguridad a los padres cuando el niño crece y dejan de controlar los alimentos que están a su alcance y lo que come en situaciones que generan en muchas ocasiones angustia, como el inicio del colegio, comer fuera de casa o ir de excursión.

Líderes en investigación

La inmunoterapia está en continuo estudio y, aunque se sigue investigando para mejorar la técnica, podemos decir con orgullo que España es líder en investigación de alergias alimentarias. Tanto es así que el pasado mes de junio, un grupo de pediatras-alergólogos y alergólogos españoles de la Seicap y la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), presentó la primera guía que se publica en la literatura científica en todo el mundo sobre Inmunoterapia Oral específica a alimentos. La guía contempla la alergia a leche de vaca y huevo, pero abre el futuro al tratamiento de otras alergias alimentarias: «La alergia al cacahuete o los pescados es el horizonte. Pero aún no tenemos suficiente manejo para extrapolarlo a todos los pacientes» concluye la experta.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs