«Aumentar su precio no es determinante para su consumo»

  • Elisa Blázquez / Encargada del departamento de Nutrición de la Clínica de Medicina Integrativa y bloguera
    Elisa Blázquez / Encargada del departamento de Nutrición de la Clínica de Medicina Integrativa y bloguera
El Rincón de Marta Robles. 

Tiempo de lectura 2 min.

12 de diciembre de 2016. 19:41h

Comentada

-¿Las bebidas carbonatadas engordan?

-Esto depende de la cantidad de azúcar que contengan. Las bebidas light o cero no contienen calorías, por lo que no contribuyen a la ganancia de peso en este sentido. Las bebidas azucaradas sí que favorecen la ganancia de peso por poseer azúcares de rápida absorción. De hecho, algunas bebidas azucaradas pueden contener el equivalente a 10 cucharaditas de azúcar blanco en una sola lata. El consumo excesivo de azúcar refinado, además de favorecer el sobrepeso y la obesidad, está asociado al riesgo de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales y problemas dentales.

-¿La medida de gravarlas con más impuestos contribuirá a que no se consuman más de la cuenta?

-Es importante que se lleven a cabo medidas políticas y sociales y aumentar los impuestos puede ayudar, pero no es suficiente. Hay que fomentar la educación nutricional desde la infancia. El aumento del precio no es determinante, lo vemos cada día con el consumo de alcohol y el tabaco que ayuda, pero se necesita un mayor grado de conciencia social para prescindir de ellos. Son bebidas con sabores agradables y muy vinculados al ocio y al disfrute, y no nos gusta renunciar a esto, a no ser que se asocien a un riesgo para la salud y pesen más los perjuicios que los beneficios.

-¿Cuál debería ser la frecuencia?

-Lo ideal es que sea ocasional y mejor tomarlas fuera de casa y como una alternativa más al agua o a los zumos, no como la única alternativa.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs