Consenso sobre edulcorantes para bajar el consumo de azúcar

El trabajo pretende contribuir a la reducción del consumo de azúcares añadidos en la alimentación y prevenir el tratamiento de la obesidad y enfermedades relacionadas con ella.

  • Image

Tiempo de lectura 2 min.

31 de julio de 2017. 19:30h

Comentada

Los edulcorantes bajos o sin calorías se usan en infinidad de productos del sector de la alimentación y las bebidas, como los postres helados, batidos, bebidas vegetales, néctares y zumos, yogures, refrescos, galletas, chicles, golosinas, e incluso en los productos farmacéuticos.

Para analizar su papel en la alimentación, su seguridad, las medidas regulatorias y los aspectos nutricionales y dietéticos de su uso en alimentos y bebidas expertos internacionales en nutrición, dietética, endocrinología, actividad física, pediatría, enfermería y salud pública se reunieron en Lisboa para elaborar un consenso sobre estos edulcorantes utilizados como sustitutos del azúcar y otros edulcorantes calóricos.

El encuentro, organizado por la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) con la colaboración de la Universidad Lusófona de Lisboa –y que contó con el apoyo de 42 sociedades y fundaciones de nutrición y dietética, sociedades médicas, universidades y centros de investigación europeos e iberoamericanos– pretende contribuir con este consenso a la reducción del consumo de azúcares añadidos a partir de alimentos y bebidas, en el contexto de la prevención y el tratamiento de la obesidad y enfermedades relacionadas con ella.

«Los edulcorantes son utilizados de forma segura por los consumidores de todo el mundo desde hace más de un siglo; constituyen un elemento de indudable interés y actualidad no exento, sin embargo, de cierto desconocimiento por algunos sectores de la población y del ámbito académico», aseguró el presidente de la FIN, Lluís Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública y director del Instituto de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas.

Seguridad

Precisamente sobre la seguridad de este producto se ha pronunciado también la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA, por sus siglas en inglés) a propósito del estudio publicado este mes en la revista «Canadian Medical Association Journal» y realizado por la profesora de la Facultad Rady de Ciencias de la Salud, en la Universidad de Manitoba, Meghan Azad, en el que se muestra que los edulcorantes bajos en o sin calorías podrían estar asociados al riesgo de aumento de peso y enfermedades del corazón, no está respaldado por la evidencia científica colectiva de estudios de intervención en humanos «bien diseñados» y revisiones sistemáticas y metaanálisis exhaustivos previos.

«Estas alegaciones no han sido confirmadas por los resultados del metaanálisis de ensayos controlados aleatorios realizados por los autores de este artículo. Además, un conjunto sólido de ensayos en humanos ha mostrado de forma consistente que los edulcorantes bajos en o sin calorías pueden ser útiles para el control del peso, cuando se utilizan en sustitución del azúcar y como parte de una alimentación y estilo de vida saludables», señala la organización.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs