• 1

El consumo de productos ecológicos crece un 25%

A pesar de la percepción del consumidor, los expertos matizan que la etiqueta de «ecológico» no garantiza que el producto sea más sano que uno convencional

  • Image

Tiempo de lectura 2 min.

12 de junio de 2017. 17:47h

Comentada
Raquel Bonilla 12/6/2017

Quizás sea moda, o tal vez concienciación, pero, según el último estudio del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) titulado «Caracterización del sector de producción ecológica española », el mercado de productos ecológicos mueve 1.500 millones de euros en nuestro país y su consumo ha aumentado un 24,5% en un año. «A muchos consumidores, la imposibilidad de controlar los procesos de producción industrial de los alimentos les provoca inseguridad y desconfianza», explica Xavier Medina, director de la Cátedra Unesco de Alimentación, Cultura y Desarrollo de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC). Pero los productos ecológicos «cubren parte de esta inquietud porque aseguran una producción y unos procesos más limpios», añade el profesor.

Las razones que mueven al usuario a optar por este tipo de alimentos, que habitualmente resultan más caros, son varias, pero las estadísticas apuntan principalmente a dos: la salud y la mejora de los sabores. Sin embargo, ¿realmente son más saludables? «Muchas personas piensan que los alimentos ecológicos son “más sanos” que los convencionales, que contienen más o mejores nutrientes, pero esta afirmación no se ha visto refrendada en las revisiones sistemáticas de las publicaciones sobre análisis de composición nutricional, donde se demuestra que las diferencias encontradas se deben más a las distintas variedades de las plantas, la zona de cultivo o a la estación del año que al método de producción ecológico o convencional», matiza Francisco Botella, del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, SEEN.

Cada vez hay más tiendas especializadas en estos alimentos y es más frecuente encontrar estos productos en supermercados tradicionales. «Este incremento ha llevado consigo una regulación por parte de los organismos oficiales y la creación de certificados de garantía de producción ecológica. Denominaciones comerciales como “Ecológico”, “Bio”, “Eco”, “Organic”, según los diferentes países, certifican que los productos alimentarios que ostentan esta marca han seguido unas normas en su producción en las que sólo se permite el uso de determinados abonos o de ciertos pesticidas y están prohibidos otros, comúnmente empleados en la agricultura o en la ganadería “convencional”. Esto no significa que el producto sea de mejor o peor calidad, que sea más o menos seguro o que su valor nutricional sea mayor o menor», destaca Botella. La denominación no es baladí, por eso es importante saber que biológico sólo nos indica que el origen del nutriente no ha sufrido manipulación genética; orgánico significa que el producto animal o vegetal ha crecido sin tóxicos artificiales y ecológico sí asegura ambas cosas. En cualquier caso, los expertos recuerdan que la clave de la salud no está en un único alimento, sino en seguir una dieta equilibrada, combinando los nutrientes adecuados.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs