El exceso de peso en los niños ya empieza a disminuir

El estudio Aladino 2015 muestra una reducción del sobrepeso y la obesidad en la población infantil del 44,5% en 2011 al 41,3% en 2015. La prevalencia aumenta entre los que no desayunan y duermen poco

  • Image
B. M..  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

28 de noviembre de 2016. 19:11h

Comentada

Uno de los retos de la nutrición en la actualidad es luchar contra la obesidad infantil. Un problema que, en los últimos años, no ha dejado de aumentar. Sin embargo, y según la última actualización del estudio Aladino que elabora cada dos años la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) entre más de 10.000 escolares de entre 6 y 9 años y que utiliza los estándares de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), invita al optimismo.

Los resultados del Estudio Aladino 2015 confirman la inversión de la tendencia del sobrepeso y la obesidad infantil en España, que pasa a ser descendente, lo cual es explicable por los esfuerzos realizados por todos los actores de la sociedad. Éste es el objetivo central de la Estrategia NAOS que, hace ya más de 10 años, puso en marcha el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: movilizar a las administraciones públicas, al sector alimentario, a sociedades científicas y a organizaciones de consumidores, entre otros, para fomentar una alimentación saludable y la práctica de actividad física en el ámbito familiar, educativo, empresarial, sanitario y laboral. Desde esta estrategia de salud, se priorizan medidas dirigidas a la infancia y adolescencia, sobre todo a los que están en situaciones más vulnerables.

En concreto, la prevalencia de sobrepeso es similar en niños y niñas, pero en el caso de obesidad es mayor en los niños, como ya se veía en estudios anteriores. En cuanto al sobrepeso, afecta al 23,2 por ciento de la población estudiada, 22,4 por ciento en niños y 23,9 por ciento en niñas; y en relación a la obesidad, la prevalencia fue del 18,1 por ciento, 20,4 por ciento en niños y 15,8 por ciento en niñas. Así, desde el año 2011 se ha encontrado una disminución significativa del sobrepeso, del 26,2 al 23,2 por ciento, mientras que en la prevalencia de la obesidad también se detectó un descenso, aunque no estadísticamente significativo.

Una vez al día

Los alimentos de consumo diario (al menos una vez al día) citados más frecuentemente fueron la leche entera (33,3 por ciento de los escolares), el pan blanco (30,8 por ciento), fruta fresca y leche semidesnatada (ambos con un 29,1 por ciento) y yogur y otros 47 productos lácteos (28,9 por ciento). En cuanto a los alimentos que en su mayoría se declararon no consumir nunca destacan la leche desnatada (89,9 por ciento), los refrescos sin azúcar (78,8 por ciento), y el pan integral (71,4 por ciento). Este estudio asocia ciertos hábitos y situaciones sociales a una mayor prevalencia del exceso de peso en los niños. Por ejemplo, la prevalencia de la obesidad es mayor entre los niños que declaraban que no desayunaban a diario (el 93 por ciento sí lo hace) y entre los que tenían un tiempo de sueño inferior al medio (10,2 horas).

Además, el disponer de televisión, ordenador o videojuegos en su habitación, también se asocia a la prevalencia de obesidad: el porcentaje de niños con televisor o DVD en su habitación es del 37 por ciento entre los que tienen obesidad, y del 22 por ciento entre los que tienen un peso normal. Lo mismo ocurre con los que dedican dos o más horas diarias al ocio pasivo, el 29 por ciento entre los que tienen obesidad y el 22 por ciento entre los que tienen un peso normal.

Por otro lado, el bajo nivel de ingresos económicos de la familia y el bajo nivel educativo de padres y madres también se asocia con mayores prevalencias de sobrepeso y obesidad, de manera que el porcentaje de niños con obesidad en familias con ingresos menores de 18.000 € anuales era del 54,8 por ciento.

Ver a pantalla completa

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs