• 1

«La clave en Navidad es combatir los excesos en los días intermedios»

Andrea Calderón / Nutricionista de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación

  • Andrea Calderón
    Andrea Calderón

Tiempo de lectura 4 min.

18 de diciembre de 2017. 16:34h

Comentada
Eva S. Corada 18/12/2017

-Según datos del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (Infito) y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, el 80% de los españoles afirma excederse con la comida y la bebida en navidades. ¿Se puede combatir este exceso o es una batalla perdida?

-¡Claro que se puede! De hecho cada vez la gente se está concienciando más, hay más campañas y talleres nutricionales y se está mejorando dentro de lo que cabe, porque todo el mundo quiere tomarse unos caprichos y salirse un poco de su dieta habitual, como es lógico.

-¿Cuáles son los principales errores que se comenten en estas fechas?

-Creo que parten de la mala planificación antes de una comida o cena. Normalmente, cuando vamos a prepararlo nosotros mismos, hacemos cantidades de comida enormes para el número de comensales que va a haber. ¿Cuál es el problema? Que no se va a cometer el exceso sólo en esa comida, sino que los restos se van a estar comiendo después. Y luego nos juntamos con otra comida o cena y al final hacemos que de los 3-4 días de excesos que podrían tener las navidades, que tampoco pasaría nada, se dupliquen.

-¿Qué supone para la salud?

-Lo primero y más posible que suceda es un aumento de peso, y el problema es que eso se va a reflejar en un aumento del porcentaje de grasa corporal a nivel abdominal y que es la más peligrosa y aumenta el riesgo posterior de otras enfermedades. Y si hacemos esos excesos durante un periodo de tiempo largo podría reflejarse en un aumento del colesterol sanguíneo, tanto del total como del LDL (el malo) o de los niveles de glucemia.

-¿Qué se puede hacer para no ganar peso en este tiempo?

-La clave es combatir los excesos en los días intermedios, pues en las comidas y cenas no podemos controlarlo tanto si vamos a un restaurante o no sabemos qué nos van a poner. Esos días intermedios podrían ser compensatorios. Es fundamental no hacer dietas milagro o de ayuno (que ofrecen internet o los blogs y que pueden ser incluso peligrosos) y basarnos en una saludable, un poco más restringida en calorías y aumentar el ejercicio físico. Lograrlo es tan simple como seguir el modelo de plato saludable en cada comida basado en que la mitad esté formada por verduras y hortalizas. De esta manera vamos a saciarnos mucho más y no nos va a hacer falta comer tanto de otros alimentos. Luego una ración de proteína no muy grande (de legumbre, pescado, huevo o carne) y otra pequeña ración de hidratos de carbono: cereales (pero integrales porque, además de que nos van a saciar más, contribuye mejor a la regulación del peso), de tubérculos o legumbre, también alta en fibra.

-¿Algún truco saludable para mejorar la dieta sin que se resienta la fiesta culinaria?

-Por supuesto. Con una buena planificación podemos hacer un menú igual de exquisito y sabroso a base de alimentos más saludables y naturales: en lugar de los canapés de patés y embutidos curados (que son los más grasos), o de alimentos preparados (muy socorridos pero cuya composición nutricional es peor), podemos optar por canapés de pan integral y patés vegetales, de aguacate, quesos frescos. Un primer plato ideal sería a base de verduras, una crema caliente puede ser muy apetecible. De segundo podríamos probar de vez en cuando a cambiar la carne por el pescado, que es mucho más digestivo y suele ser más bajo en calorías, y acompañarlo de una ración de verdura o patata al horno.

-¿Hay algún remedio natural que ayude a lograrlo?

-Podemos ayudarnos de preparados farmacéuticos a base de plantas medicinales, que son totalmente naturales, como el cardo mariano o alcachofa, a los que se extrae el principio activo y se envasa en cápsulas. Se recomienda tomar en las comidas y cenas. Hay una amplia variedad y lo más importante es que, si se va a consumir alguno, se acuda a una farmacia a que nos aconsejen cuál es la mejor opción según nuestras necesidades, en qué dosis, durante cuánto tiempo y nos aseguramos de que lo tomamos de forma segura y efectiva.

-¿Y para evitar los trastornos digestivos?

-Esos compuestos ayudan, por un lado, a que las digestiones sean menos pesadas y que nos siente mejor la comida y, por otro, al hígado, porque es el que más se va a sobrecargar con comidas grasas, azúcares o alcohol, que es muy típico también tomar un poquito más. Por todo eso el hígado se va a resentir y va a tener que trabajar mucho más, ya que es el que se encarga tanto de metabolizarlo como de hacer la función de desintoxicación.

A VUELA PLUMA

-El 73% de los españoles hace entre una y cuatro comidas o cenas con familiares o amigos durante las fiestas navideñas, según una encuesta realizada por Infito entre más de 2.000 personas.

-«El problema es que el acúmulo de tantos productos grasos, procesados y alcohol, puede hacer mella en nuestro hígado al saturar su función detoxificadora», advierte la experta.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs