• 1

Membrana de cáscara de huevo contra las afecciones articulares

La finísima tela que separa la clara de la cáscara de un huevo no se tira. La investigación ha demostrado que es muy rica en aminoácidos con un potente efecto antiinflamatorio, lo que mejora la artrosis y la artritis

  • Gtres
    Gtres

Tiempo de lectura 2 min.

27 de noviembre de 2017. 18:32h

Comentada
Raquel Bonilla 27/11/2017

Pocas sorpresas podemos esperar del huevo, pero en su interior esconde una muy saludable. El secreto está en la membrana interna de la cáscara, es decir, esa finísima tela que separa la clara de la cáscara de un huevo duro. Aunque habitualmente la tiramos, la ciencia ha descubierto que tiene un gran valor.

Según diversos estudios realizados en Europa, Japón y Estados Unidos, la membrana interna de la cáscara de huevo es la única matriz natural que contiene por ella misma componentes tan interesantes como colágeno, sulfato de condroitina, ácido hialurónico, glucosamina y más de 500 aminoácidos. «Parte de los componentes actúan a nivel articular, protegiendo y nutriendo el cartílago, por eso la aplicación más clara es la de condroprotector (regenerador articular) y resulta muy recomendado para las personas que sufren de enfermedades articulares como artrosis, artritis u osteoartritis. Esto se debe a que las células del cartílago, llamadas condroicitos, necesitan de esos componentes para estar sanos, ya que las articulaciones, tendones y ligamentos se sostienen y necesitan de esas proteínas estructurales», confirma Idoia Lizeaga, del departamento comercial de la compañía Torolis.

Membrana de cáscara de huevo contra las afecciones articulares

Para aprovechar las virtudes que ofrece la membrana de la cáscara del huevo, son varios los productos que ya pueden encontrarse en el mercado a base de este ingrediente. «Gracias al efecto antiinflamatorio y analgésico no-esteroide que le confieren sus componentes, la membrana interna de la cáscara de huevo es un tratamiento 100% natural y efectivo para tratar dolencias articulares», asegura Lizeaga. En este sentido, la farmacéutica Luz García de Toro confirma que «el efecto antinflamatorio de la membrana del huevo ha sido testado en personas con artrosis y deportistas, obteniendo resultados significativos sobre la reducción del dolor articular y el aumento de la movilidad y funcionalidad de las articulaciones a los diez días de su consumo».

Pero no sólo las personas con problemas articulares pueden aprovechar estos beneficios, ya que «a partir de los 35 años la síntesis de colágeno se ralentiza y predomina la destrucción. Cualquier persona a esa edad que quiera asegurar el aporte diario de colágeno podría consumirlo. En caso de deportistas habituales su uso es muy recomendable para cuidar la salud de las articulaciones y frenar su envejecimiento y molestias asociadas», recomienda García de Toro, directora de Comunicación de Arkopharma. Sin embargo, tal y como apunta Pedro Prieto-Hontoria, director de Postgrados e Investigación de la Universidad SEK (Chile), «serían necesarios más estudios para recomendar su uso generalizado, aunque el mundo de los compuestos bioactivos es prometedor».

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs