• 1

Péptidos de la leche para frenar la tensión arterial y la diabetes

Gracias a un novedoso proceso patentado, el laboratorio español Biopeptide ha desarrollado dos complementos alimenticios a base de proteínas de la leche que logran bajar los índices de hipertensión y el nivel de glucosa en sangre

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

01 de enero de 2018. 17:36h

Comentada
Raquel Bonilla 1/1/2018

La diabetes y la hipertensión son dos de las patologías crónicas más prevalentes en nuestro país. En concreto, en España hay casi seis millones de diabéticos, lo que equivale al 14% de la población, mientras que la hipertensión arterial afecta en nuestro país a unos 14 millones de pacientes adultos, con una prevalencia del 40% en edades medias (35-60 años) y del 68% en mayores de 60 años. El buen control de ambas patologías implica beneficios tanto para la salud de la población como para la sostenibilidad del sistema sanitario, de ahí que una de las grandes novedades de este último año sea la llegada al mercado de Peptide Tensión y Peptide Glucosa, dos complementos alimenticios desarrollados por el laboratorio español Biopeptide. Ambos consiguen bajar la tensión y la glucosa en sangre de forma natural, a base de péptidos lácteos combinados con potasio, en el caso de la tensión arterial alta; y cromo, en el caso de la glucemia elevada.

Los péptidos lácteos son un tipo de moléculas formadas por la unión de varios aminoácidos mediante enlaces peptídicos. Los podemos encontrar de forma natural en productos como la leche o en algunas variedades de queso, aunque en bajas concentraciones. Biopeptide ha conseguido aislar los péptidos de la proteína de la leche, así como sus múltiples beneficios, gracias a un novedoso proceso patentado. Según explica el doctor Francisco Gómez, director de diversos proyectos de investigación en el ámbito alimentario y biotecnológico, «la leche posee una amplia gama de actividades biológicas que influyen en gran cantidad de funciones fisiológicas. Estas actividades biológicas tienen su origen en péptidos encriptados en las proteínas lácteas que sólo son activos cuando son liberados a través de una acción proteolítica de grado alimentario, llamada hidrólisis enzimática».

Antihipertensivo

Peptide Tensión es un complemento alimenticio antihipertensivo que contribuye a mantener la tensión arterial normal a través de un doble mecanismo de acción. «En concreto, Peptide tensión permite, junto a una dieta equilibrada y baja en sal, reducir la tensión sistólica unos 15 mmHg, de forma rápida y sostenida en el tiempo. Este complemento nutricional es un alimento, pues se obtiene por un proceso similar al de la fabricación del queso en polvo, ya que la leche se somete a una hidrólisis, y posteriormente se aíslan los péptidos bioactivos con actividad antihipertensiva. Estos péptidos lácteos derivan de la caseína, una de las proteínas de la leche, y consiguen reducir la tensión arterial a través de la inhibición de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), el mismo mecanismo que muchos fármacos antihipertensivos. Además, reducen el estrechamiento de los vasos sanguíneos, al inhibir la ECA, facilitan la vasodilatación al inducir la producción de óxido nítrico e inhiben la contracción de la fibra muscular cardíaca y del endotelio», asegura Amil López, doctora en Farmacia y especialista en Promoción de la Salud con grado en Nutrición Humana y Dietética.

Tal y como detalla López, «existe mucha evidencia científica de la utilidad de este complemento, consiguiendo una reducción de 1-4 mmHg para la tensión diastólica y de 2-7 mmHg para la tensión sistólica en comparación con placebo. Los mayores efectos se obtienen en sujetos con la tensión arterial por encima de 160/100 mmHg. En concreto, según un estudio recientemente llevado a cabo en el Hospital Ramón y Cajal, Peptide Tensión consiguió una reducción de 154 a 139 mmHg tras sólo cuatro semanas de tratamiento. Este efecto tan positivo se debe también a que en su formulación incluye potasio, que favorece la regulación hídrica del organismo».

Controlar la glucosa

Por su parte, Peptide Glucosa ayuda a mantener niveles normales de glucosa en sangre a través de un doble mecanismo de acción: por un lado activa la secreción de insulina por parte del páncreas tras la ingesta y ralentiza la degradación de las hormonas incretinas y, por otro, aumenta la biodisponibilidad del cromo, un mineral esencial para mantener niveles normales de glucosa en sangre que se conjuga con los péptidos fosforilados procedentes de las caseínas (otro tipo de proteína láctea). «Según nuestro último estudio, la pauta de inicio recomendada es tomar dos comprimidos de Peptide Glucosa con un vaso de agua 15-30 minutos antes de la comida y un comprimido 15-30 minutos antes de la cena. Su eficacia se ha corroborado en varios estudios en Taiwán, en colaboración con el Dr. Andrew Lau, para evaluar su eficacia en la cultura asiática, en la que se consume gran cantidad de arroz a diario».

Peptide Tensión está indicado en personas que debutan con hipertensión, mientras que Peptide Glucosa está indicado en aquellas personas que tienen la glucosa elevada en ayunas. Es una primera estrategia terapéutica para las personas con prediabetes y diabetes tipo 2, muy eficaz y sin efectos secundarios», explica López, quien detalla que «el enfoque de ambos complementos es terapéutico y no tanto preventivo, pues ayudan a regular los mecanismos fisiológicos por los que se equilibra la tensión arterial y la glucemia de forma natural».

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs