Actualidad

Identifican los «refugios» del VIH

Un estudio que las células que albergan el virus tienen características inmunológicas comunes

Investigadores del Centro de Investigación del Hospital de la Universidad de Montreal (CRCHUM, por sus siglas en francés), en Canadá, han identificado las células que proporcionan ‘refugios’ para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) durante la terapia antirretroviral (ART, por sus siglas en inglés), según informa Europa Press.

Publicidad

«Este descubrimiento ha abierto nuevas perspectivas de tratamiento para eliminar estos depósitos y quizás algún día curar a las personas con el virus», afirma el doctor Nicolas Chomont, investigador de CRCHUM y autor principal de un estudio que se publica este jueves en ‘PLoS Pathogens’.

La ART previene la progresión de la infección con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), pero el virus persiste en un pequeño grupo de células llamadas «reservorios» durante ART. «Los fármacos antirretrovirales funcionan bien. En general, las cargas virales caen a niveles indetectables en los análisis de sangre en el hospital», explica Chomont, también profesor en la Universidad de Montreal. «El problema es que si la persona deja la ART, el virus vuelve rápidamente, ya que estaba oculto en esos reservorios. El objetivo de mi laboratorio es identificar las células en las que se esconde el virus y elminarlas. Si tenemos éxito, entonces con el tiempo las personas infectadas podrían dejar la ART», augura.

El VIH necesita «alojarse» en una célula, un refugio seguro, para vivir y replicarse. Suele vivir en los linfocitos T CD4 +, un tipo de glóbulos blancos cuya función es activar las defensas del cuerpo contra las infecciones, pero encontrar un reservorio del VIH es como buscar una aguja en un pajar. Dentro de la gran población de linfocitos T CD4 +, sólo hay un grupo de células en un millón de células.

El equipo de Chomont ha demostrado que las células que albergan el virus tienen características inmunológicas comunes. Rémi Fromentin, investigador asociado en el CRCHUM, identificó tres marcadores de células que caracterizan a estos grupos. Las proteínas, llamadas PD-1, LAG-3, y TIGIT, se expresan en la superficie de las células que albergan virus persistentes. «Usando la analogía de la casa, PD-1, LAG-3, y TIGIT son la chimenea, la puerta y la valla, por ejemplo. El objetivo es destruir todas las casas que tienen estas características, con el fin de eliminar el virus», pone como ejemplo Chomont. «Este descubrimiento es importante porque, hasta ahora, ninguna combinación de marcadores ha tenido potencial para el tratamiento terapéutico frente a los reservorios del VIH. La ventaja es que ya existen fármacos contra el cáncer que se dirigen específicamente a estos marcadores. Creemos que podríamos utilizar los mismos medicamentos para destruir los depósitos de VIH», dice Fromentin.

Publicidad

Los investigadores pondrán a prueba en el laboratorio anticuerpos que se unen específicamente a estos marcadores. Dado que algunos de los fármacos, conocidos como inmunomoduladores, ya están aprobados por la agencia del medicamento de Canadá, su uso podría ser transferido de forma relativamente rápida a la práctica clínica. Junto con esta aplicación prometedora, Chomont y Fromentin continúan su trabajo para perfeccionar sus conocimientos acerca de estas «casas de seguridad» para los reservorios del VIH. El objetivo es dirigirse a ellos con la mayor precisión posible mediante la destrucción de los refugios «correctos» y, por lo tanto, todas las células que albergan VIH a pesar de la terapia ART.

EP

Publicidad