• 1
Verde
Verde / 24/10/2016 04:55 S.V.  | .
Hallan un milpiés con 414 patas, 200 glándulas de veneno y cuatro penes

Exploradores de cuevas han descubierto en una caverna de mármol del Parque Nacional de las Secuoyas, en California (Estados Unidos) esta nueva especie

Nueva especie milpiés
Nueva especie milpiés
Paul Marek, Virginia Tech

Exploradores de cuevas han descubierto en una caverna de mármol del Parque Nacional de las Secuoyas, en California (Estados Unidos), una nueva especie de milpiés con 414 patas, 200 glándulas de veneno, cuatro penes y pelos sericígenos, es decir, que pueden producir seda.

Las cavernas de mármol del Parque Nacional de las Secuoyas tienen arañas, moscas y pseudoescorpiones descubiertos por exploradores de cuevas, que ahora han hallado un enigmático milpiés o diplópodo que enviaron a Bill Shear (del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia) y Paul Marek (de la Escuela Universitaria Hampden-Sydney), que son especialistas en este tipo de animales.

En un estudio publicado en la revista ‘ZooKeys’ por Shear, Marek y Jean Krejca (de la compañía Zara Ambiental), los científicos reconocieron de inmediato que la nueva especie es un ‘primo evolutivo’ del animal con más patas del planeta, el ‘Illacme plenipes’, que puede llegar a tener hasta 750 patas.

El nuevo milpiés posee ‘sólo’ 414 patas en comparación con el ‘Illacme plenipes’, pero posee características anatómicas extrañas, como un cuerpo armado con 200 glándulas de veneno, cuatro penes y pelos sericígenos. Los investigadores le han puesto el nombre de ‘Illacme tobini’ en honor a Ben Tobin, del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos.

“Nunca habría esperado que una segunda especie del animal con más patas del planeta pudiera ser descubierto en una cueva a 150 millas (unos 240 kilómetros) de distancia”, afirma Marek, profesor adjunto en el Departamento de Entomología de Virginia Tech, en alusión a que el pariente más próximo vive bajo cantos rodados de arenisca en las afueras de San Juan Bautista (California).

Además de la cantidad de patas, el nuevo milpiés tiene un aparato bucal extraño con una función misteriosa, cuatro patas modificadas en penes, un cuerpo cubierto de pelos largos sericígenos y boquillas emparejadas en cada uno de sus más de 100 segmentos que arrojan a chorros un producto químico defensivo de naturaleza desconocida.

Los autores del estudio indican que la exploración del mundo y la documentación de su biodiversidad pueden evitar la extinción en el anonimato, esto es, el proceso en el que una especie desaparece antes de darnos cuenta de su papel en el ecosistema, su potencial beneficio para la humanidad o su belleza.

Servimedia

destacados
TOSTADERO DE NOTICIAS
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
LOS BLOGS DE ATU SALUD
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...