Los desguaces contra el mercado ilegal de piezas

A partir de este mes cualquier vehículo, desde motos a tractores, tendrá que pasar por un centro autorizado para su desmantelamiento. Con este cambio legislativo se quiere poner coto al 10% de coches que desaparece de los registros y que se desmontan sin garantías medioambientales

Tiempo de lectura 8 min.

24 de julio de 2017. 17:33h

Comentada

En San Martín de la Vega (Madrid) se encuentran 30 de los 40 desguaces de la capital. Su nombre correcto es desde hace tiempo el de Centros Autorizados de Tratamientos de Vehículos y por cada uno de ellos pasan entre 500 y 10.000 coches al año, una horquilla muy amplia que refleja la precaución de estos centros a la hora de desvelar sus números a la competencia. Dichos centros se encargan de descontaminar los coches y extraerles los materiales tanto reciclables como reutilizables, desde los plásticos, a los aluminios, los cobres y motores enteros, hasta las baterías, único residuo por el que los CAT cobran según desvela Álvaro Pinto, representante de Autodesguaces El Choque.

Y es que desde este mes, una nueva instrucción de la DGT indica que cualquier vehículo, ya sea este particular o un ligero industrial, incluso una moto, un camión o un tractor, sólo puede darse de baja definitiva y ser despiezado y desguazado en un de estos centros autorizados. Así que para quienes sean propietarios de una moto o un camión, ya no vale con ir a la DGT, dar de baja el vehículo y desmantelarlo donde se quiera, sino que ha de ingresar en uno de estos centros. «El 50% de las motos y camiones ya se tramitaba en CAT, pero ahora tiene que ser el cien por cien. El cambio va a ser importante para el sector. Acaba de salir y por lo que estamos siguiendo parece que está funcionando. En la web de Tráfico ya ha instrucciones para los ciudadanos. La normativa europea establece cómo se deben tratar los turismos y los vehículos industriales ligeros, que son en definitiva los que representan mayor volumen de mercado, aunque Tráfico viendo que el sistema de los CAT es eficaz y garantiza el correcto desmantelamiento de los vehículos, lo que ha sacado es esta instrucción que indica que a partir del 23 de junio de 2017 tienes que tramitar la baja en un CAT», explica Manuel Kindelan, director general de la Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de los Vehículos Fuera de Uso (Sigrauto).

Cuando uno viene a entregar su vehículo, tiene que aportar la documentación, las llaves y el DNI y esperar a que desde el mismo desguace se tramite la baja; algo que se hace de forma telemática e inmediata. Si tráfico no detecta ninguna irregularidad en ese vehículo, otorga el consentimiento para su baja y posterior desmantelamiento y aprovechamiento de piezas. El cliente se va con su papel de baja, mientras se emite también un certificado medioambiental que implica que lo que se hará en el CAT responde a los estándares europeos. «La normativa europea establece como punto importante que para que los vehículos cumplan con la normativa y reciban un tratamiento medioambiental adecuado tiene que ligarse la baja del vehículo con la entrada en un CAT. En el año 2004, cuando esto empezaba, funcionaba de forma manual, luego en 2008 se estableció un registro telemático. Y ahora se ha ampliado a todos los tipos de vehículos», detalla Kindelan.

Una vez admitido en el desguace, el vehículo pasa a la zona de descontaminación donde se le extraen el aceite, el combustible, y hasta el gas del aire acondicionado. Todo se succiona por mangueras y los contenidos se almacenan en tanques para que los gestores autorizados en tratar cada tipo de residuo venga y retire lo que le corresponde. Incluso las baterías, que como se decía antes sí se vende a unos 20 euros. Como los vehículos que llegan aquí tiene una antigüedad media de 16 años, todavía no se han encontrado en El Choque ninguna batería de híbrido ni de coche eléctrico (además hay que tener en cuenta que las baterías de eléctricos de Renault son alquiladas por lo que es la propia marca la que se encarga de recogerlas y gestionarlas).

Una vez terminado el proceso se le extraen las piezas susceptibles de venderse a talleres de reparaciones y algunos coches quedan en un área de espera, como máximo dos años, por si hay alguna pieza particular que pueda interesarle a alguien. La chapa terminará fragmentada y convertida en combustible y piezas que se volverán a introducir en el proceso de fabricación de nuevos productos, incluso vehículos.

Bajas temporales

La instrucción de Tráfico completa el Real Decreto 20/2017 que se ha aprobado este año y que tiene dos interesantes novedades respecto a la gestión de los vehículos fuera de uso y en relación a la normativa existente desde el año 2003. Por un lado, establece que únicamente se podrán extraer componentes de vehículos para su reutilización en estos centros que cuentan con las garantías administrativas. Es decir, que no se pueden recuperar componentes de entidades que no aseguran que no se van a derramar aceites o combustibles de forma incorrecta. Se acabaron, por tanto, los negocios que venden piezas, de motos, por ejemplo, a través de internet. Otra novedad es que introduce unas cuotas mínimas de reutilización para los CAT; desde ahora tienen que recuperar un 5% del peso del vehículo en componentes que se puedan volver a usar. A partir de 2021, esta cuota sube al 10% y en 2026 se situará en el 15%, algo que aseguran las fuentes consultadas ya se está cumpliendo en muchos casos.

Otra particularidad de la nueva reglamentación es que sólo se podrán desguazar vehículos que hayan causado baja definitiva en el Registro General de Tráfico. «El principal problema que tenemos los CAT es la competencia desleal en cuanto a las bajas temporales. La estadística dice que hay 200.000 bajas temporales en España en el año 2016. Es una barbaridad que viene creciendo exponencialmente desde 2004, cuando se registraban 26.000 bajas de este tipo al año. Es un truco que se han buscado algunos para eludir cumplir con la norma. Doy baja temporal y desguazo el coche y no consta dónde van las piezas ni qué pasa con las sustancias peligrosas. Se desguaza en carpas o talleres ilegales que luego venden las piezas por internet», explica José Luis Legazpi, presidente de la Asociación Española de Desguazadores y Reciclaje del Automóvil.

Y es que el mercado ilegal absorbe en España el 20% del mercado. «En la península se dan de baja al año 800.000 coches y de ellos un 20% no son definitivas por lo que hasta ahora no se sabía si esos vehículos se estaban desguazando. Ha habido muchas empresas fraudulentas que publicitaban que te compraban el coche y lo daban de baja en DGT. Lo que hacían es inducir al ciudadano a pensar que le iban a dar la baja definitiva a su coche y lo que hacían es darle una baja temporal... como a todos los efectos en este país un coche puede estar indefinidamente de baja temporal porque no hay renovación, no había consecuencias. Hasta ahora cuando detectábamos que en algún sitio se están desguazando vehículos se denunciaba, pero cuando iba el Seprona a controlar, se justificaban diciendo que eran reparaciones y que el vehículo estaba en baja temporal. No se les podía decir nada porque no había manera de demostrar que lo que trataban era con residuos. Con la nueva ley se dota al Seprona de armas para poder actuar en estos casos», detalla Kindelan.

Sin destino

Las preocupación de los vehículos fuera de uso se da en toda Europa; si en España la media de vehículos perdidos es de un 10%, en Europa ronda el 50%. En Alemania se estima que llegan a CAT unos 500.000 vehículos y que cada año hay un millón y medio de vehículos reconocidos perdidos, es decir, que ,se están desguazando de forma ilegal en el país. Esto es tres veces más de lo que llega a CAT. «Pasa porque no existe un impuesto para dar de baja. Es una de las cosas que la UE quiere promover; que haya un impuesto de utilización. Y porque cuando compras un vehículo en Europa te dan la matrícula y tú la puedes poner en cualquier vehículo. Eres propietario de la matrícula no del vehículo y se lo pones al coche que compres, el que dejas de ha quedado sin matrícula y sin posesor», matiza Legazpi.

Auditorías

Cuando un vehículo entra en un desguace todo pasa por un control y un registro desde el primer momento. «En el área de tratamiento se registra todo según se va descontaminando. Cinco litros de aceite, una batería... y eso pasa a la memoria anual que va a las autoridades de Medio Ambiente. Si has desguazado mil coches a final de año tiene que coincidir con el número de baterías, que serán otras mil; puede variar alguna pequeña cantidad pero poco. Se calculan cinco litros de aceite por cada coche, de manera que para mil coches salen cinco mil litros de aceite. Esa memoria va al gestor que te lo ha retirado quien tiene que firmar que es cierto que te ha retirado dichas cantidades, que eso no es que lo digas tú. Cuando hay alguna cifra que no cuadra, tendrás que justificarte», explican desde Aedra.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs