• 1

8 consejos para comer ‘eco’

Te compartimos qué es lo que puedes hacer desde casa para ayudar al medio ambiente

  • Image
Objetivo Bienestar. 

Tiempo de lectura 4 min.

22 de septiembre de 2017. 09:25h

Comentada
Objetivo Bienestar.  4/8/2017

Si no eres activista, ni legisladora, ni veterinaria, también tienes opciones, como consumidora, de ayudar al bienestar animal. Philip Lymbery, que dirige la organización internacional líder por el bienestar de los animales de granja, nos explica por qué mejorando la vida de los pollos, los cerdos y las vacas mejoraremos nuestra salud.

MENOS CARNE

Comer menos carne sería una de las soluciones. Primero porque nuestra salud mejoraría. En España, por ejemplo, el consumo de carne de cerdo está a la cabeza – embutidos y otros procesados derivados del cerdo, que no falten– y se abusa de la carne roja. Repasa tu menú semanal y trata de incluir más proteínas vegetales. Y si comes carne, asegúrate que sea de calidad.

LÁCTEOS ECO

Lo más importante: que las vacas hayan pastado gustosamente en el prado, aire libre, y se alimentan solamente de forrajes orgánicos (sin herbicidas). Sus establos grandes y pueden moverse bien. Fíjate si es ecológico de verdad, o lleva un sello de bienestar animal. Si esos lácteos eco llevan otros alimentos, como fruta, también son ecológicos.

COMPRA MÁS ECOLÓGICO

Cada vez más comercios se dedican a los productos ecológicos y los principales supermercados incluyen estos alimentos en sus lineales. En nuestra mano está. Sin embargo, aunque la tendencia mejore, en España la venta de este tipo de producto representa un 2% cuando somos el segundo de la UE con más certificaciones eco.

DESCONFÍA DE LA NATURALIDAD

Los expertos lo dejan claro: cuanto más destaque el mensaje de “natural” o “de nuestros campos”, será de peor calidad y sin tener en cuenta el bienestar animal. Probablemente procederán de una granja industrial. “No quieren saber la desagradable verdad de cómo producen la carne o los huevos”, añade el británico Philip Lymbery.

NO DESPERDICIES

Seguro que hay comida que has comprado, más barata, que has terminado tirando a la basura. O que esa fruta y verdura, quedó días en el olvido en el cajón de la nevera. Una de las claves para salvar nuestro bolsillo y ayudar al medio ambiente e incluso a otros animales es no desperdiciar. La ONU señala que un tercio de la comida se tira o se deja pudrir.

SÉ RESPONSABLE MIRA (BIEN) LAS ETIQUETAS RECUERDA: TRES VECES AL DÍA

Hazlo pensando en tu salud, y la de tu familia. La comodidad no debería pesar más. Opta por comercios con productos cercanos, cooperativas, busca en la red, infórmate, compra online en plataformas ecológicas, piensa que siempre es mejor alternativa la fruta y verdura de temporada y recuerda que un producto eco siempre vendrá identificado con el sello de la UE.

MIRA (BIEN) LAS ETIQUETAS

No hay mejor decisiones que las que estén bien informadas. Un etiquetado claro es básico para saber qué estás comprando. Y la letra pequeña, cuenta. No te dejes seducir, ve con tiempo al supermercado. Las de la carne, la leche y los huevos deben decirnos cómo se han producido. ¿Dudas? Pasa a otra que lo diga con claridad. “Tenemos el poder de cambiar las cosas al menos tres veces al día con la forma en la que decidimos alimentarnos, actuar como consumidores llenos de compasión”, dice Lymbery. “Mi consejo es que siempre elijamos alimentos

ecológicos y orgánicos, criados al aire libre, sobre todo cuando hablamos de carnes, lácteos y huevos”, añade.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs