Apuesta por el minimalismo y convierte tu dormitorio en un espacio Zen

El desorden, la acumulación de muebles y de cuadros son obstáculos que impiden desconectar y descansar. Simplificar aquí también es vencer

  • Image
Objetivo Bienestar. 

Tiempo de lectura 2 min.

07 de septiembre de 2017. 20:49h

Comentada

ETIQUETAS

Pocos muebles, poca decoración, pocas cosas almacenadas en los armarios. A cambio, mucho espacio libre. Es lo que predica el minimalismo para el hogar: vivir con menos para ser m.s feliz.ás felizá

Es la casa como remanso de tranquilidad y si lo adaptamos al dormitorio la cosa mejora. ¿Cómo se hace? Te lo contamos:

1. Colores neutros.

Lejos del ruido exterior, la habitación donde dormimos debe, ante todo, desprender vibraciones positivas. Debemos sentirnos a gusto y, para ello, los colores neutros son una vía rápida para alcanzar la paz de espíritu. Opta por colores pastel, que traslucen calma y serenidad. La paleta del gris, el malva o el azul son una buena apuesta.

2. Más madera.

Los materiales naturales ayudan a relajarnos. La madera nos lleva directamente a la idea de naturaleza y evoca sensaciones positivas como la tranquilidad, el bienestar, el deseo de calidez... Nos acerca a la vida de una manera más natural y sencilla.

3. Menos es más.

En el feng shui se aconseja reducir al máximo el mobiliario. “La cama debe hallarse en un lugar armónico, con la cabecera contra una pared, evitando colocarla bajo una ventana. Si es posible, es mejor optar por muebles de ángulos redondeados”, recomienda la francesa Élodie-Joy Jaubert en Minimalismo (Amat Editorial).

4. Ilumina con acierto.

La luz tenue de la lámpara de la mesita de noche puede combinarse con una lámpara de lectura (de tipo direccional) en el centro de la cama. Ambas solapan las burbujas de luz y suavizan el contraste entre las luces más intensas y la zona oscura del dormitorio.

5. Limita los cuadros.

Las paredes poco decoradas siempre proporcionan más serenidad. Una sola imagen grande y bonita es mejor que una docena. Las imágenes con tonos demasiados vivos estresan.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs