Luce unas piernas casi perfectas

Con el buen tiempo llega también el momento de mostrar las piernas. Pero tras permanecer escondidas todo el invierno, puede que necesiten una puesta a punto

  • Image
Objetivo Bienestar . 

Tiempo de lectura 4 min.

09 de junio de 2017. 13:50h

Comentada

ETIQUETAS

En este manual encontrarás información práctica y ejercicios para tener una piel más suave, un bronceado saludable, cómo exfoliar tu piel y disminuir la celulitis.

UNA PIEL MÁS SUAVE

Lleva crema en el bolso y bebe (mucha) agu.a

Al igual que cuidamos e hidratamos a diario nuestra cara, debemos hacer lo mismo con las piernas. La aplicación, todos los días, de crema hidratante contribuye a que nuestras piernas estén más suaves, menos escamosas y más lisas. El momento ideal es tras la ducha. Con la piel limpia y todavía húmeda, la acción hidratante de la crema es mayor. También es importante hidratarse tras la depilación, para reparar la piel.

Un truco: lleva un botecito de crema en el bolso y no dudes en ponerte un poco a lo largo del día para mantener las piernas brillantes.

La hidratación de la piel está muy relacionada con la ingesta de agua, que tiene una presencia predominante en la piel y es, en cierto modo, la llave de la vitalidad y la belleza de la piel. Cuando la cantidad de agua es insuficiente, la capa córnea pierde elasticidad y experimenta una sensación de tirantez, causando lo que se conoce como piel seca.

CON UN BRONCEADO SALUDABLE

Pero opta por un alto nivel de prote.cción

Broncearse bajo la luz del sol es la opción más natural para tener unas piernas morenas y brillantes. Usa un protector solar adecuado a tu tipo de piel. Tomando el sol sin protección no te vas a poner morena antes sino que corres el riesgo de quemarte. Evita las horas centrales del día (entre las 12 de la mañana y las 3 de la tarde), ya que en ese momento los rayos del sol llegan más perpendiculares y son más dañinos. Tras el baño solar, hidrátate bien la piel, te lo agradeerá.

aPELITOS FUERA

Recurre a geles exfo.iantes

Unas piernas bien depiladas siempre son más bonitas. Existen varios métodos de depilación, con lo que cada mujer puede escoger el método que más se adapta a ella: láser, cera, cuchilla, crema o maquinillas eléctricas. Independientemente de la técnica escogida, antes de eliminar el vello es aconsejable exfoliar la piel para levantar los pelos enquistados y quitar las células cutáneas muertas que hacen que la piel se vea apagada y seca. Es recomendable exfoliar la zona una vez a la semana, aunque la frecuencia puede variar en función del tipo y el estado de la piel. Si no se quiere recurrir a los geles exfoliantes, se pueden preparar fácilmente otros caseros y naturales.

-Cada semana-

Tres cucharadas soperas de aceite de oliva o de coco, dos de miel y media taza de azúcar conformarán un exfoliante casero, natural y muy eficaz.

TONIFÍCALAS FORTALECIENDO LOS MÚSCULOS

¿Ya caminas lo suficiente?

La práctica de ejercicio físico no solo ayuda a mantener el peso bajo control, sino que es beneficiosa para la circulación de la sangre e imprescindible para tener unas piernas tonificadas en lugar de flácidas.

Actividades de bajo impacto como caminar, nadar o ir en bicicleta mejoran la circulación sin agregar una presión indebida a las venas. Si dispones de poco tiempo, aprovecha para ir al trabajo a pie o en bicicleta o bien bájate un par de paradas antes si vas en transporte público y realiza el resto de trayecto andando. Y nada de ascensor, sube por las escaleras.

Y LLEGÓ LA CELULITIS...

Adiós a las grasas y probando. tratamientos

Consiste en una acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, formando nódulos de grasa. Se origina por deficiencias de la circulación y activación hormonal. La genética y la vida sedentaria son factores importantes pero no así el peso, pues las personas delgadas no se li libran de ella.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs