• 1

«Antes operábamos obesos con diabetes tipo 2; hoy, a diabéticos con unos kilos de más»

  • Dr. Carlos Ballesta López/ Director del Centro Laparoscópico Ballesta, Hospital Ruber Internacional (Grupo Quirónsalud)
    Dr. Carlos Ballesta López/ Director del Centro Laparoscópico Ballesta, Hospital Ruber Internacional (Grupo Quirónsalud)

Tiempo de lectura 5 min.

12 de junio de 2017. 16:42h

Comentada
Pilar Pérez 12/6/2017

1 -La Clínica Mayo propone el cambio de IMC (Índice de Masa Corporal) por el de IVC (Índice de Volumen Corporal). ¿Qué ventajas tiene?

Esta propuesta ya la hicimos en el Centro Laparoscópico que dirijo y la reflejamos hace más de una década cuando publicamos el «ABC de la Cirugía de la Obesidad». La ventaja principal es que es un método más preciso y fiable que el IMC para diagnosticar la gravedad de la enfermedad y enfermedades metabólicas (diabetes, hipertensión, etc.) que acompañan a la obesidad; aunque es más difícil de calcular para la población general.

2¿Qué es el IMC peso/talla²?

Es un cálculo que nos permite medir el grado de obesidad, no su gravedad (enfermedades asociadas). Hay pacientes que con pesos de 200 Kg e IMC superior a 60 no presentan enfermedades asociadas (diabetes, hipertensión, etc.). Mientras que hay otros que con un peso de 100 Kg e IMC de 33 o 34 (inferiores a 35) ya presentan diabetes, hipertensión o problemas serios de corazón. Estos últimos se detectarían mejor con el IVC.

3 -¿Qué diferencias hay entre el IMC y el IVC?

La principal diferencia, para que lo entiendan los ciudadanos, es que el IMC nos indica la cantidad de grasa de la persona y el IVC nos indica cómo está distribuida esa grasa y la gravedad de la obesidad. O, lo que es lo mismo, si la obesidad es central o periférica. La primera es más común en los hombres (barriga cervecera), y la segunda en las mujeres (glúteos y piernas). La obesidad central está asociada con mayor frecuencia a la diabetes, hipertensión, colesterol alto y riesgos de infarto de miocardio. Nosotros para valorar los riesgos de obesidad proponemos el ICC (Índice de Cintura Cadera) que en los hombres es de 0,78-0,94 y en las mujeres de 0,71-0,84. Sería el equivalente a calcular el IVB o IVC (siglas en español del Índice de Volumen Corporal).

4 -¿Qué ventajas le aportaría el cambio de IMC a IVC?

Las ventajas son claras: una detección temprana de la obesidad grave y una indicación precoz de la cirugía, antes de que aparezcan la diabetes, hipertensión, etc. y sobre todo una indicación más precisas del tipo de operación a realizar (Sleeve, By-pass gástrico, By-pass metabólico o Switch duodenal). Diferenciando claramente cuándo se ha de realizar una cirugía sóolo para perder peso y cuándo ésta tiene como misión, además de perder peso, curar la diabetes y comorbilidades asociadas.

5 -¿Existe una operación que cura la diabetes?

Sí, hoy disponemos de una operación que cura la diabetes tipo 2. Es el resultado de largos años de investigación que en el Centro Laparoscópico iniciamos en 1995 y que ha marcado el camino a seguir. En estos años ha cambiado, evolucionando, el concepto de la indicación de la cirugía y de la enfermedad. Pasando de operar obesos mórbidos con diabetes tipo 2, a operar a diabéticos a los que les sobraban unos kilos, lo que se conoce hoy como diabesidad, y finalmente operar a diabéticos tipo 2 con normopeso.

Las operaciones son diferentes en función de una u otra situación. Esta cirugía, que se realiza por laparoscopia, permite una rápida recuperación, reduciendo el número de infecciones y complicaciones. y permaneciendo los pacientes ingresados entre 48 y 72 horas tras la cirugía.

6 -¿Qué diferencia hay entre la cirugía de la obesidad y la metabólica?

La cirugía de la obesidad tiene como objetivo la pérdida de peso mediante la reducción gástrica con o sin modificación de la absorción intestinal. La cirugía metabólica tiene como objetivo actuar sobre las hormonas que interactuando con el páncreas que son las responsables de la diabetes; se asocie o no a la pérdida de peso. Son varios los procedimientos quirúrgicos que se utilizan, tanto en la cirugía de la obesidad como en la cirugía metabólica. Si bien son el «by-pass» gástrico y el by-pass metabólico las más utilizadas en todos los centros que realizan esta cirugía.

7 -¿Qué tipo de recuperación necesitan estos pacientes?

La recuperación de los pacientes depende de las características específicas de cada caso, edad, gravedad de la diabetes, peso (IMC) y demás enfermedades asociadas de cada caso. Varía entre 48 horas y 72 horas de hospitalización, iniciando la deambulación y dieta oral a la mañana siguiente de la cirugía. A las dos semanas de la operación se les permite viajes intercontinentales y, al mes, todo tipo de actividad física y deporte. Los cuidados son simples y sólo es necesario modificar hábitos alimentarios en algunos casos.

8 -¿Cuáles son las indicaciones de cirugía de la obesidad y diabetes?

Las indicaciones de la cirugía de la obesidad son unánimes en todos los hospitales. IMC superior a 35 cuando presentan comorbilidades como la diabetes, hipertensión o SAOS (portadores de Cepap). IMC igual o superior a 40, incluso si no existen comorbilidades. Las indicaciones de la cirugía de la diabetes tipo 2, pues la 1 no responde a la cirugía, se centran en que aún exista reserva pancreática (péptico C superior a 1) y no tengan anticuerpos pancreáticos.

9 -¿Qué pérdida de peso se consigue tras la cirugía?

Depende del grado de obesidad del paciente. Es diferente una obesidad pre-mórbida IMC de 35 Kg/m2 (le sobran 35 kilos al paciente). Una obesidad mórbida con IMC superior a 40 Kg/m2 o las obesidades extremas IMC superior a 50 ó 60, le sobran más de 100 Kg de peso. En el primer caso pierde ocho o diez kilos al primer mes y entre 35 y 40 kilos el primer año. En los casos extremos pierden entre 16 y 20 kilos el primer mes y entre 100 y 150 kilos el primer año.

10 -¿Qué resultados se obtienen en la cirugía de la diabetes?

Depende de cada paciente y el estado funcionante de su páncreas. Tenemos pacientes que pinchándose 100 unidades de insulina diarias, a la semana no necesitan ponerse ninguna. En otros casos pueden tardar entre seis meses y un año. Lo más importante es que entre curación y mejoría de la diabetes, tras la cirugía superamos el 90%.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs