Claves para mantener la lactancia en vacaciones

Extraer la leche y conservarla o llevar ropa cómoda ayudan a disfrutar de la lactancia

  • Una mujer alimenta a su bebé
    Una mujer alimenta a su bebé
S. S. .  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de agosto de 2017. 13:41h

Comentada

Con la llegada de las vacaciones pueden surgir ciertas dudas sobre la lactancia, fundamental para la alimentación completa del bebé, por lo que extraer la leche y conservarla para prevenir imprevistos o llevar ropa cómoda para dar el pecho son algunas de las claves que desde la compañía Medela han destacado para poder viajar con un recién nacido de forma «más relajada».

En este sentido, los sacaleches permiten que la madre se extraiga leche con anticipación para disponer de ella cuando sea necesario, y esta tiene que saber escoger «el mejor»: si la madre da leche materna con biberón 2 veces por semana o menos, lo recomendable es un sacaleches simple (manual o eléctrico), mientras que, si esa pauta se repite con más frecuencia, lo recomendable es un extractor doble. Una nevera o bolsa térmica mantienen la leche en perfectas condiciones.

En cuanto a la ropa cómoda, muchas madres se sienten «más tranquilas» si llevan un sujetador o camiseta especial de lactancia, especialmente diseñadas para proporcionar la necesaria comodidad durante la lactancia.

Planificar las tomas durante el viaje en coche también es importante, localizando en el mapa las áreas de descanso en carretera o lugares que proporcionen el espacio suficiente para dar el pecho, y si a pesar de tenerlo planificado el bebé tiene hambre, es importante que la madre se adapte a sus necesidades. Igualmente, la madre debe preparar un kit de lactancia para ella, con agua embotellada, crema para los pezones y compresas de gel para los pechos, para cubrir las necesidades de la madre en ese momento; y otro para el bebé, donde se incluirán una mochila con algunos elementos indispensables para mantener a este limpio y cómodo si se tuviera que hacer frente a cualquier imprevisto (retrasos de vuelos o atascos en la carretera).

Si se viaja en avión, hay que informarse sobre la política de la compañía aérea respecto a la lactancia materna, aunque en la mayoría de ellas hay un consenso sobre que las madres deberían poder alimentar a sus hijos sin que les pidan que se «tapen». En los controles de seguridad de los aeropuertos es necesario informar de que llevamos leche materna.

Además, es recomendable conocer las costumbres de otros países: no todos los países protegen de la misma manera los derechos de las madres lactantes. Es aconsejable informarse con antelación sobre las normas a seguir respecto a la lactancia materna en público en el extranjero.

Igual de importante es minimizar el estrés pidiendo ayuda, para que la madre no tenga que hacerlo todo sola; vivir con naturalidad este momento «tan especial e importante» en sus vidas, pues muchas madres, después de dar a luz, notan cómo ha cambiado su cuerpo; y tener en cuenta que disfrutar de las vacaciones con una alimentación «equilibrada» y «refrescante» permite desconectar y relajarse con familia y amigos.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs