• 1

El abordaje de la salud mental en la niñez, a examen

La Fundación Alicia Koplowitz reúne a los mejores expertos a nivel global en psiquiatría infantil. Durante dos días se trataron temas claves como la heterogeneidad del síndrome de Tourette y trastornos del neurodesarollo, entre otros

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

30 de octubre de 2017. 15:35h

Comentada
Pilar Pérez 30/10/2017

La época de la infancia media es una etapa que, según María Concepción Guisasola, coordinadora de las XII Jornadas Científicas de la Fundación Alicia Koplowitz, «juega un importante papel en el desarrollo saludable del niño hacia la madurez». «Para algunos autores los niños en la infancia media experimentan definitivamente cambios casi diarios a nivel físico, cognitivo, social y emocional y los indicadores de su éxito son sus afectos seguros, las relaciones satisfactorias y las habilidades efectivas de superación», destacó mientras explicaba detalladamente las razones que han llevado al comité organizador a analizar en profundidad esta temática.

La conferencia magistral de la primera sesión fue llevada a cabo por Pablo Mir, de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Servicio de Neurología del Instituto de Biomedicina de Sevilla, quien se centró en los avances en el síndrome de Tourette. «No existe un tratamiento óptimo para un número importante de casos de esta enfermedad –explica Mir y sigue–. Esto se debe sobre todo a la heterogeneidad en cuanto a la manifestación de los síntomas, evolución y causas de la enfermedad».

Este trastorno del neurodesarrollo se caracteriza por «tics», y se asocia frecuentemente a comorbilidades y complicaciones psiquiátricas que a menudo pueden perdurar hasta la etapa adulta. Durante su conferencia, Mir revisó los principales avances sobre los mecanismos fisiopatológicos de la enfermedad, que incluyen las alteraciones descritas en los circuitos córtico-estriado-talámo-cortical y en el sistema dopaminérgico.

Mir mostró una visión evolutiva del trastorno, ofreciendo datos que ayudan a comprender los casos más complejos y graves, la falta de mecanismos compensatorios de control de «tics» en algunos pacientes, así como la importancia de los impulsos premonitorios como síntoma central de la gravedad del síndrome. En este sentido, Mir reconoció que recientes estudios relacionados con la genética de la enfermedad ha arrojado luz sobre nuevos mecanismos y rutas moleculares, como son el papel de los factores neurotróficos, la producción de histamina, o proteínas relacionadas con la adhesión, migración y polaridad celular. En relación con los avances en la terapia de este síndrome, puso especial énfasis en la estimulación cerebral profunda, aunque hay que seguir investigando para poder ampliar los tratamientos al mayor número posible de casos.

Además, de los dos ponentes citados, las jornadas contaron con la participación de diversas personalidades científicas, como la doctora Gemma Ochando, el profesor Juan Calamaestra, la doctora María de Gracia Domínguez, la doctora Ángela Vidal, la doctora Mercedes Serrano, la doctora Gisela Sugraynes, la doctora Blanca García Delgar, la doctora Luisa Lázaro, la doctora Noemi Balmaña, el doctor Samuele Cortese, la doctora Maite Ferrin, el profesor José Antonio Piqueras, el doctor Javier Goti, la doctora Mª Victoria del Barrio, la doctora Itziar Baltasar Tello, la doctora Beatriz Paya, la doctora Maite Garaigordobil y la doctora Mar Vila.

Conclusión

En la clausura de las jornadas, la profesora clínica Charlotte Ulrikka Rask puso el punto final a la edición de este año con una conferencia sobre los trastornos psicosomáticos en la niñez. Previamente, Alicia Koplowitz, presidenta de la Fundación, hizo entrega de las Ayudas a Proyectos de Investigación 2017. También se celebraron dos mesas redondas, una sobre «El desarrollo mental en la niñez» y otra sobre «Trastornos mentales severos de aparición muy temprana (antes de los 13 años)».

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs