• 1

Primera muerte en Italia por un caso autóctono de malaria

Tras ingresar con unos síntomas similares a un resfriado, una niña de 4 años fallecía tras entrar en coma. Las investigaciones tratan de conocer si el contagio tuvo lugar en el hospital o fuera de él

  • En la imagen, el mosquito «Anopheles», que transmite la enfermedad
    En la imagen, el mosquito «Anopheles», que transmite la enfermedad / Efe
  •  Una vista del Hospital Spedali Civili ,en Brescia, a donde fue traslada la pequeñas desde Trento / Ap
    Una vista del Hospital Spedali Civili ,en Brescia, a donde fue traslada la pequeñas desde Trento / Ap

Tiempo de lectura 4 min.

11 de septiembre de 2017. 17:33h

Comentada
Manuel Tori 11/9/2017

Los medios de comunicación italianos informan estos días del escándalo provocado por la muerte de Sofia Zago, la niña fallecida por malaria –enfermedad que se transmite por picadura de un mosquito ya erradicado en Europa– en la ciudad de Brescia, más de 40 años después del último caso conocido en el país. A pocos días de la muerte de la pequeña de cuatro años, la fiscalía de Trento ya ha iniciado la investigación para determinar si los responsables del centro sanitario donde estuvo ingresada la pequeña, pudieron haber cometido un homicidio involuntario.

Sofía Zago había acudido en varias ocasiones en las últimas semanas al hospital de Trento, donde pasaba las vacaciones con su familia. El domingo 13 de agosto, sin embargo, ingresó en el centro sanitario con fiebre y síntomas similares a los de un resfriado. En esta ocasión, los sanitarios le diagnosticaron «inicio de diabetes infantil». Quince días después, acudió de nuevo al hospital donde fue tratada de una faringitis y trasladada al Hospital de Brescia (su ciudad natal). Pocos días después, fallecía tras entrar en estado de coma, ocasionado por el contagio de malaria cerebral. Se trata de un caso extraordinario ya que la pequeña Sofía no había viajado a ningún país con presencia de esta enfermedad y en Italia se considera erradicada desde 1970, según la Organización Mundial de la Salud. Así pues, este sería el primer caso de malaria autóctona en el país transalpino desde hace casi tres décadas.

Incógnitas

Uno de los datos que está siguiendo la investigación en curso es el método de contagio, ya que en el mismo centro hospitalario se encontraban ingresados dos hermanos procedentes de Burkina Faso, aquejado de esta enfermedad.

La directora de la unidad de pediatría del Hospital de Trento, Nunzia Di Palma, donde estuvo ingresada la pequeña, ha afirmado al respecto que «el parásito causante de la muerte de la niña ha sido el mismo que habría hecho enfermar a los dos niños procedentes de Burkina Faso». Sin embargo, ha querido recalcar que «a pesar de haber estado ingresados durante los mismos días en la zona de pediatría del hospital, se encontraban en habitaciones diferentes».

Las investigaciones del parásito conocido en el argot médico como «Plasmodium falciparum» están siendo llevadas a cabo por el Instituto Superior de Sanidad. El diario «La Repubblica» recogía las declaraciones de Di Palma en las que explica el protocolo que se debe seguir en estos casos. «La investigación de la enfermedad comienza en el mismo momento en el que se activa el protocolo. El hospital debe advertir al Instituto Superior de Sanidad y enviar las muestras para su estudio».

Respuestas

Las indagaciones en curso giran ahora en torno a analizar si los dos casos de contagio en el Hospital de Trento vienen de la misma cepa. Según declaraciones de Massimo Galli, vicepresidente de la Sociedad Italiana de Enfermedades Contagiosas y Tropicales, «esto aportaría luz a la investigación ya que indicaría que el contagio de la pequeña habría tenido lugar dentro de las dependencias hospitalarias». Sin embargo, aclara, que «si de las investigaciones se dilucida que el parásito pertenece a diferentes cepas, el contagio se habría producido fuera del hospital».

Según palabras de Galli, el contagio de la malaria puede ser provocarlo por la picadura del mosquito «Anopheles», a través de jeringuillas infectadas o mediante transfusiones de sangre portadora del parásito. Sin embargo, concluye que para contraer dicha enfermedad «no es suficiente el simple contacto con la sangre, por lo que aún queda entender cómo, de haber sido en el hospital, se ha producido el contagio».

La familia, que se encuentra en estado de shock, ha declarado que aún no pueden acusar a nadie porque carecen de pruebas y que sólo desean vivir su dolor en paz. En su perfil de Facebook la tía de Sofía ha publicado una imagen negra y ha expresado a los medios que no tiene «palabras para definir lo que está ocurriendo».

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs