De Getafe al cielo

  • Image

Celebramos la Navidad

true

Sobre el autor

Antonio José Mesa

Abogado especializado en Derecho privado. Me licencié en la Universidad Carlos III de Madrid y en la actualidad soy el portavoz adjunto del PP en Getafe. He estado vinculado a la política, una de mis pasiones, desde los 16 años. Sigo con especial atención cualquier cuestión relacionada con el liderazgo y el emprendimiento. Me gusta hacer deporte, pasear con mi perro, disfrutar de los buenos ratos con mi familia y mis amigos, viajar y saborear las tradiciones y el arte de España.

ETIQUETAS

La Navidad es la época del año en la que los católicos celebramos la venida del Niño Dios al mundo. Y eso es la Navidad y no otra cosa. La RAE lo define como “festividad anual en el que se conmemora el nacimiento de Jesucristo”. Pero también son fechas que, por tradición y cultura, todos nos reunimos con nuestros seres queridos y amigos para celebrar y compartir juntos; resulta algo paradójico que muchos no se paren a pensar qué celebramos.

Independientemente de todo, no seré yo quien se queje de que la gente disfrute y comparta de una fiesta cristiana sin que muchos la profesen. Bienvenida sea la alegría y el espíritu de bondad que nos nace especialmente en estos días. Lo que me molesta, y mucho, es que haya quienes pretendan imponer su particular manipulación del verdadero sentido de la Navidad. Apropiándosela como suya y despojándola de su verdadero sentido, que no es otro que la conmemoración del nacimiento del Hijo de Dios, de la Natividad del Señor como recuerda la Iglesia Católica.

Los complejos instalados en muchos políticos cristianos a la hora de manifestar públicamente sus creencias religiosas, por miedo a ser tachados o señalados, y el acuciado ataque que ejercen muchos sectores de la izquierda populista de nuestro país contra la simbología religiosa, hace que hoy se celebre la Navidad como si de una época de consumo desbocado se tratara, en el mejor de los casos.

Muchas de nuestras ciudades aparecen adornadas en estas fechas como si se estuvieran celebrando múltiples congresos de biología molecular al tiempo y repartidos por todas las ciudades y pueblos de la geografía nacional. Nuestras calles están llenas de células lumínicas, artefactos destellantes y demás formas amorfas sin apego alguno al sentido navideño. Por otra parte, la censura a mostrar belenes o símbolos religiosos, que son el verdadero sentido de esta fiesta, es un ataque despiadado a todos los creyentes que la vivimos como en esencia es.

Temeroso estoy de volver a ver a SSMM Los Reyes Magos en Madrid o su versión femenina en Valencia. Ambas responden a ocurrencias y mamarrachadas que pretenden burlarse impunemente de nuestra creencia, tradición y cultura. No me molesta que haya quienes se sumen a vivir esta fiesta con un sentido ajeno a lo que celebramos, lo que me repatea profundamente es que, para que esta gente se sienta a gusto, se pretenda eliminar los verdaderos motivos de celebración de la Navidad o se manipulen llegando a ser algo obsceno.

A mí, en cambio, me encanta celebrar la Navidad desde sus dos vertientes: desde la cultural y tradicional a la religiosa. Para mí, la Navidad es una de las fiestas más importantes del cristianismo, junto con la Pascua y Pentecostés. Disfruto de muchos momentos buenos estos días como organizando la cena de Nochebuena junto con mi familia, el armado del pesebre, el canto de villancicos, el montaje del árbol y la entrega de regalos a los familiares y amigos. Disfrutar de la llegada de los Reyes Magos, de la ilusión de mis sobrinos y del roscón. También de participar de sus celebraciones religiosas y, por supuesto, compartir con los que más quiero en todos estos momentos.

Y es por ello que quiero despedir mi último post del año deseándoos una muy feliz Navidad. Que el año 2017 venga cargado de gracias y éxitos para todos, de mucha salud y empleo para todos los españoles y de sentido común a los gobernantes que falta hace.

¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias