MOSTRAR STICKY MOSTRAR NORMAL

Espacio divulgativo de salud en el que te ofrecemos información sobre prevención y hábitos saludables. Conoce a través de diferentes especialistas la sintomatología de diferentes patologías, las novedades en diagnóstico y los tratamientos más innovadores.

Salud y bienestar
Así es como el "efecto Google" afecta a tu memoria
| 16/03/2017 12:51
Así es como el "efecto Google" afecta a tu memoria

En la actualidad ya nadie imagina una vida sin Internet, a todas horas y en cualquier sitio. Una conversación típica puede ser: “¿te acuerdas de cómo se llamaba este actor?” No hace falta que recordemos el nombre, porque lo podemos consultar en el móvil en este mismo instante. La mayoría de la población ha empezado a usar internet como un “banco de datos personal” en detrimento de su propia memoria. Consultamos todo en Internet, pero tener toda la información a mano y accesible supone menor uso de los mecanismos que la ponen en marcha sobre nuestra memoria ya que esto provoca un ejercicio y uso menor de la misma. A efecto se le ha denominado Efecto Google.

Los motores de búsqueda online se han convertido en una especie de sistema de "memoria externa" al puede accederse a voluntad del usuario y al que la memoria humana se está adaptando. Pero ¿supone esto un aspecto negativo?

¿ESTAMOS VOLVIENDO PEREZOSA NUESTRA MEMORIA?

Distintos estudios señalan que el uso intensivo de las nuevas tecnologías de la información provoca que se activen nuevas zonas del cerebro y se reduzca la activación de otras, como por ejemplo aquellas que juegan un papel importante para la consolidación y recuperación de la memoria. Si los estudiantes sabían que la información podría estar disponible en otro momento o que podrían volver a buscarla con la misma facilidad, no recordaban tan bien la respuesta como cuando creían que la información no estaría disponible. El aumento de confianza en poder buscar cualquier dato hace que realicemos menos esfuerzo en recordarlo. Por lo que podríamos decir que el uso abusivo de las nuevas tecnologías por parte de los adolescentes pondría implica un menor entrenamiento, por ejemplo, de habilidades como la memoria.

Aún es pronto para conocer su alcance, pero una consecuencia inicial es que dejamos de poner en marcha mecanismos para almacenar la información que nos llega, como pueden ser la atención y concentración, que son necesarios para el proceso de la memoria. Este desuso de una habilidad cognitiva (memoria, lenguaje, etc.) conlleva una disminución de la reserva cognitiva lo que se ha relacionado con el desarrollo posterior de trastornos.

¿Qué podemos hacer para conservar esta capacidad tan importante y tan presente en nuestro día a día? La lectura comprensiva, practicar el cálculo, actividades de entrenamiento mental, relacionarse con los demás y dormir suficiente y ejercicio físico son los principales consejos que debemos seguir para mantener nuestra memoria ejercitándose continuamente.

NO TODO ES NEGATIVO

Sin embargo, la influencia de las nuevas tecnologías no tiene que ser necesariamente negativa, pueden ser unas herramientas muy útiles para aumentar la reserva cognitiva y ayudar a la plasticidad cerebral. Con un uso adecuado de las mismas pueden tener un gran potencial educativo y comunicativo, y ofrecernos unas posibilidades infinitas en todos los ámbitos de nuestra vida.

Este artículo ha sido realizado a partir de informaciones de la Dra. Verónica Giménez De Béjar, neuróloga en Hospital Quirónsalud Murcia.

Sobre el autor
Laura Muñoz Experta en la divulgación de salud y apasionada de la comunicación online. Puedes encontrarme en @quironsalud
SIGUENOS EN LA RAZÓN