MOSTRAR STICKY MOSTRAR NORMAL

Estoy con los jóvenes que queremos ser personas libres y comprometidas, capaces de tomar decisiones y expresar nuestras opiniones con espíritu crítico, negándonos a participar en lo que sea para ser aceptados y abriendo nuevos caminos. Defiendo la diversidad, la singularidad y la igualdad educativa.

Reflexiones de un joven pensador
¿Nos enseñan a pensar?
| 31/12/2016 06:15
¿Nos enseñan a pensar?

Ya sabemos todos que a un rebaño de ovejas se las guía, manipula y engaña mucho mejor que a una manada de tigres, por eso casi nadie se molesta en integrar dentro de la educación el pensamiento crítico.

Pensar es sinónimo de conciencia e identidad, y para pensar no hay nada como aprender a cuestionar. Potenciar el pensamiento propio, la creatividad a la hora de buscar diferentes alternativas y entre todas elegir la más adecuada, aprender a no seguir las modas simplemente porque los demás lo hacen, enseñar a defender opiniones aunque no coincidan con otras -pero respetándolas-, aprender de los errores... Todo esto que cuento y que debería ser el pan nuestro de cada día es muy peligroso para los que se quieren llevar el gato al agua y manejarnos a su antojo. Para ellos es preferible tenernos aletargados y muertos de miedo, porque el miedo anula nuestra voluntad.

La desmotivación generalizada en los colegios ha llevado a los alumnos a pasar de una mente activa a otra pasiva. Es decir, cada día dedicamos menos tiempo a pensar y más tiempo a que piensen por nosotros, sin ni quiera ser conscientes de este retroceso del pensamiento. ¿No os parece preocupante? Me he dado cuenta que la mayoría de los alumnos no sabe programarse para estudiar, no sabe hacer un resumen, un esquema o extraer de un texto lo que es importante. Copiando al pie de la letra las lecciones sin ni siquiera cribar los chistes del profesor. Si les sacas del tiesto están perdidos, porque su capacidad de improvisación brilla por su ausencia, por lo que acaban agobiándose y rindiéndose.

¿Cuáles son los pasos que propongo para empezar a cambiar el chip, contando con que el profesor sepa pensar y actuar críticamente? Pues como no se trata solo de enseñar, sino de ayudar a aprender, el trabajo en el aula debe ser grupal, no individual; el profesor no debe decir al alumno lo que debe pensar, sino ayudarle a que piense por sí mismo, por lo tanto no debe nunca partir de una imposición al inicio de cada clase porque entonces ya no hay cabida para la discusión ni el razonamiento.

Nuestro futuro depende de aprender a pensar con criterio. Es la mejor manera de analizar la realidad y convertirnos en ciudadanos cabales, valientes, válidos y comprometidos. Pero aquí está la trampa: ¿qué tanto por ciento de nuestro profesorado está capacitado para enseñar a sus alumnos a pensar críticamente?.

Aprender a pensar de modo crítico mejora la capacidad de reunir, interpretar, evaluar y seleccionar la información con el propósito de realizar elecciones bien fundadas. (Perkins, 1987).

Sobre el autor
Álvaro Cabo / @alvarocaboOF 13 años. Escritor, Blogger y conferenciante. Colaborador en Prensa, Radio y Televisión. A los 10 años irrumpió en el mundo de la actualidad con su blog “Mi país a través de mis ojos”; a los 11 años publicó su libro “Ser inteligente no es un delito” y desde los 12 imparte un Ciclo de Conferencias denominado “Tu éxito está en tu esfuerzo”. Ha sido reconocido como talento Marca España 2016 y es miembro de la Red Mundial de Conferencistas y de la Cámara Internacional de Emprendedores. Aficionado a la novela histórica, marketing, actualidad política, económica y social; futbolero y practicando artes marciales casi desde que empezó a andar. alvarocabo.com
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1