Image

Analizo el presente de la edad de oro de la ficción internacional en un momento en el que su creatividad y su virtuosismo técnico y las interpretaciones las convierten en el 8º arte y el género preferido por millones de espectadores.

  • Image

«Orange is the New Black», más oscura que nunca

La cárcel es un microcosmos con infinitas posibilidades dramáticas como lo demuestra esta serie

true

Sobre el autor

Cecilia García

Soy una fanática de la televisión, del pasado y de su apasionante presente con el mayor volumen de series de calidad hasta el punto de que necesitaría 24 horas al día para verlas todas. Seriéfila y cinéfila por vocación, asisto con estupor al gran salto de calidad que se está viviendo.

La cárcel es un microcosmos con infinitas posibilidades dramáticas. El ambiente claustrofóbico, las relaciones entre los reclusos y de estos con las autoridades penitenciarias es un vivero para guionistas con un mínimo de creatividad. Los creadores de «Orange is the New Black», una de las series más consistentes que se han visto en los últimos años, está aprovechando el filón. Tras su estreno en maratón al día siguiente de EE UU, la temporada 5 ya está completa bajo demanda en Movistar+.

El desgarrador final de la cuarta, donde subió el termómetro emocional de los conflictos entre la institución y las presas, ha obligado a los creadores a dar un triple salto mortal, un riesgo que el espectador debe de valorar en la medida de lo que vale. Porque esta temporada, desde el punto de la estructura y la trama, asume un riesgo que puede que no sea satisfactorio para la audiencia más acomodaticia y un gustazo entre el público más exquisito. Los trece episodios de esta quinta entrega se van a centrar exclusivamente en las consecuencias durante los tres días posteriores al inicio del amotinamiento de las reclusas de Litchfield.

Para situar a los televidentes hay que recordar que se iba cociendo a fuego lento una revuelta entre los distintos clanes de la prisión ante su disconformidad por el oscurantismo que rodeaba a la muerte de Poussey, una de las menos conflictivas, durante una revuelta en el comedor. Todas creen que el implicado es el oficial Bayley. Como todo buen final de la temporada necesita un clímax, en la cuarta, las protagonistas abandonan sus celdas y se enfrentan a los guardias. La más decidida es Daya, encarcelada por tráfico de drogas, que apunta a Humphrey, un oficial con tendencias psicópatas.

«Orange is the New Black» empezó como una comedia y ha ido evolucionando hacia un melodrama. La cuarta y sobre todo la quinta temporada es más oscura. Dascha Polanco, que interpreta a Dayanara Díaz, asegura que «habrá momentos de gran intensidad emocional. Será como una montaña rusa». Sobre su personaje, la actriz nacida en República Dominicana detalló que «el espectador verá a una mujer harta, cansada de todas las situaciones por las que ha pasado y tiene que tomar sus propias decisiones. El problema va a estar en ver cómo reacciona».

NUEVOS CAMINOS

Con una audiencia estimada en Estados Unidos de más de seis millones de espectadores, ya se ha confirmado el rodaje de la sexta y la séptima entrega. Sus creadores están ampliando el universo OITNB a nuevos caminos, nuevas historias. Además de los romances que viven las protagonistas, cada vez cobran más peso los conflictos raciales y la rivalidad que en la cárcel, al igual que pasa en la sociedad estadounidense, existe entre las mujeres blancas, las negras y las latinas.

«Orange is the New Black». La 5ª temporada ya está completa bajo demanda, en exclusiva en Movistar+.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias